domingo, 15 de julio de 2018

Bar Mi Casa

·Mi Casa· 🏙: C/ Rafael Casanova, 2. S.V. Horts. "Bravas campuchanas" 📝💶: 5,35€ 🍟🥔: Ole su chistorra morena, por arriesgarse y utilizar la variedad 'agria' en sus bravas. Pese a que no crujan como otras, tienen tanto dulzor y conjugan tan bien con esas salsas que las bañan, que se merecen un aplauso. 🌶🔥: Un allioli de leche, o 'lactioli', suave y que no repite nada. Unos pegotillos de salsita arromescada, que es la anaranjada que ves en la foto. Se espolvorean con unas finas hierbas, y se coronan con esa chistorra gloriosa, granatosa, y que te obliga a renunciar a la 'operación trikini' y a alojarte perpetuamente en la 'maniobra saco patatas'. 🍻🍴: Sergio es un crack, salta a la vista. ¿A quién se le puede ocurrir hacer una carta a modo de revista de viajes? ¡Y con 7 tipos de bravas diferentes! Es la tercera generación (por eso lo de 'Mi Casa'), ha actualizado a todos los niveles el local, pero manteniendo el aire familiar, y lo tiene siempre a tope. Este chico no sé qué más quiere... #BarMiCasa #SantVicencdelHorts #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

sábado, 14 de julio de 2018

Vori bistro burger

·Vori Bistró Burger· 🏙: Av. Gallart i Monés, 6. El Prat. 📝💶: 4,10€ 🍟🥔: Tal como viene sucediendo en la mayoría de locales de la corona metropolitana de Barcelona, no escatiman con las cantidades. Lo que viene a ser lo mismo: en la capital nos toman el pelo. La ración es una montaña que casi me impide ver a mi acompañante. Encima, la patata, es de una variedad desconocida (yo diría que entre una 'agria' y una 'kennebec') que se la trae un 'pagès' de la huerta del Prat, o sea, que más Km. 0, imposible. Están perfectamente fritas, en dos tiempos, con lo cual, el disfrute patatero es superior. 🌶🔥: Utilizan chipotle adobado para tunear un allioli industrial que, como resultado, rinde una salsa de color rosa pastel con sus motitas del chile ahí bien presentes, y que le dan carácter. Yo pondría otro allioli de base, pero claro, las venden como churros, o sea que... ¿para qué cambiar? 🍻🍴: La terraza más concurrida las tardes y las noches en la zona más concurrida del Prat. En pleno meollo y a dos pasos del metro. La gente hace cola para apretarse sus burgers como posesos. No me extraña, el secreto está en la carne. #VoriBistro #ElPrat #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

viernes, 13 de julio de 2018

Jabato

·Jabato· C/ Ramon y Cajal, 122. 📝💶: 4,80€ 🍟🥔: Gajos de unas demenciales dimensiones, que superan incluso la talla XL. Os juro que hay 'medialunas' que se tienen que dividir en tres para poderlas encajar en la mandíbula de un homo sapiens adulto. Crujen bastante porque son patatas de la variedad 'agria' que se han pochado previamente, conservando la piel, y se sumergen en aceite rabioso instantes antes de servirlas. 🌶🔥: Como si fuera una lengua de lava, la maravillosa espuma brava (se hace con sifón) se apodera de la práctica totalidad de la cazuelita. La elaboran con: tomate crudo, pimentón ahumado (y un poco del picante), huevo y... ¡nada más! La primera impresión es casi de un salmorejo, pero luego vira hacia el picante: un hito. En la foto es casi inapreciable la salsa blanca, un allioli riquísimo al que añaden un curioso toque de miel, la pobrecilla queda absolutamente eclipsada por el maremoto nivel 'Lo imposible' de salsa carmesí. Me gustaron ambas muy muchísimo. 🍻🍴: Con 7 meses de vida, recuperan la esencia del primer negocio del local, una bodega y casa de comidas muy querida en Gràcia. A dos pasos de Joanic, cañitas Mahou bien tiradas, estas bravazas, tapas sencillas pero de campeonato, servicio guay y un chef con experiencia y pragmático. Me las habían recomendado muchas veces. Van a petarlo fijísimo. Al próximo top de Gràcia. #JabatoTaperia #Gracia #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

jueves, 12 de julio de 2018

L'olivera

·L'olivera· 🆕️PRIMICIA🆕️ 🏙: Escultors Claperós, 39. BCN. 🍾Cavas y bravas: hoy, @cavaescofetrosell 📝💶: 4,25€ (+ 2€, copa de cava) 🍟🥔: Cuando piensas en bloques de bravas clásicas, te vienen a la mente las de 'L'olivera'. Peeeeero... éstas son 'monalisas', con lo cual no crujen como la 'agria', sin embargo, tienen ese punto dulce y meloso que seduce a propios y extraños. Si, encima, les aplicas dos frituras bien hechas: pochado y remate enérgico, obtienes incluso un puntito crepitante en superficie. Así, sí. 🌶🔥: Parecen dos salsas, pero son tres: 1. Sofrito de tomate, cebolla, algo de azúcar como corrector de acidez, pimentón, guindilla 'ojo de pájaro', pimentón ahumado, pimienta... y alguna cosilla más. 2. Allioli de ajos escalivados, de ese que no te tiene cinco horas recordando el ajete y la madre que matriculó al chef. 3. Un sutil mojo de pimiento, tomate, vinagre, comino y orégano, que ejerce prácticamente de aderezo. 🍻🍴: Esto sí que es una terraza auténtica de barrio. Precios tan populares que no parece Barcelona (no veas como están los calamares andaluza... ¡y qué precio!). Da la primera impresión que esté como lejos de todo y luego, en realidad, te das cuenta que está a dos pasos de Glòries y a uno del nuevo Centro Comercial. #LOlivera2015 #Clot #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

miércoles, 11 de julio de 2018

El palomo cojo

·El palomo cojo· 🆕️PRIMICIA🆕️ 🏙: C/ Guardiola i Feliu, 1. 📝💶: 3,85€ 🍟🥔: Te llega la copiosa bandejita y, cuando pinchas el primer trozo, te deja alucinado como cruje. Pinchas un segundo trozo y... ¡también es super crunchy! Pues nada, que no debe ser casualidad... le pregunto a Marc, el insultantemente joven chef, y me comenta que usa patata 'agria', la pasa por el horno y, cuando llega la comanda, le da una fritura rápida a temperatura enérgica. El resultado es sensacional. 🌶🔥: Se saca de la manga dos salsas fenomenales. La roja, es una picada de frutos secos, aceite, ajitos... y con pimentón picante, que es la que da vigor al conjunto. Por la otra banda, ejecuta un perfecto allioli, o 'ajonesa', a base de ajos al horno (escalivados) que aporta suavidad y cremosidad a la mezcla final, sin que destaque el verdor del ajete, que ha quedado mitigado al ser asado. De lujo. 🍻🍴: Esto sí que es triple salto mortal con tirabuzón y doble pirueta. ¡Menuda juventud con iniciativa! Hartos de los grupos de restauración en los que habían colaborado, disconformes con su forma de trabajar, se pillan un bareto de barrio que había caído en desgracia, lo maquean, y se ponen a elaborar cocina de mercado de un nivel más que considerable. Resultado: un miércoles por la noche, el local casi lleno. No os perdáis sus bravas, por supuesto, y preguntad si tienen berenjena frita. #ElPalomoCojoBCN #SantAndreu #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

martes, 10 de julio de 2018

My fucking restaurant

·My Fucking Restaurant· C/ Nou de la Rambla, 35. 📝💶: 5,50€ 🍟🥔: No son patatas. Se nota, ¿no? La 'panella', 'panissa' o 'farinata di ceci' son productos elaborados con harina de garbanzos y muy populares en el sur de Italia. Curiosamente, para nosotros es más familiar el falafel, otra variante, en este caso, de origen árabe. La versión que ejecutan en MFR es majestuosa: una vez han obtenido la textura deseada batiéndola a temperatura controlada, enfrían la pasta hasta poderla cortar en cubos. Estos dados los fríen a alta temperatura, para obtener una estructura flipante. Cuando les hincas el diente, son adictivos. La corteza es gruesa y ultracrunchy, mientras que el corazón se mantiene meloso. 🌶🔥: La salsa blanca es un allioli, una ajonesa con los ajos bien blanqueados para que pierdan la intensidad y no nos repitan tanto. Les queda muy suave y agradable. La colorada tiene un tono carmín precioso y es un sofrito de tomate muy reducido al que se añade chipotle adobado. No es excesivamente picante, pero notas suficientes agujitas en la boca para considerarla bien brava. Disponen las salsas en pegotillos con biberón y, para que los supersalseros no tengan que pedir un extra, todo el fondo del bol está lleno de ambas mezclas. 🍻🍴: En cuanto vi su mini plantación urbana en el patio interior desde el comedor, con todas esas plantas aromáticas, ya me sedujeron, y... Nico me llevó al huerto. Y allí me explicó que decidieron cerrar el 'Oviso' y 'La Castanya' para centrarse en esta maravilla. Cocina 'healthy' con algunas indulgencias, muchos platos vegetarianos (algunos procedentes de sus anteriores proyectos) y una ejecución impecable. Ah, y la presentación está cuidadísima, al milímetro. Se intuye que me gustó, ¿no? #MyFuckingRestaurant #Raval #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on