viernes, 17 de julio de 2009

Bar Mandri

¿DÓNDE?: Bar Mandri
C/ Mandri, 60 (Sant Gervasi). Barcelona.
Google Maps

PATATAS: Corte clásico, poco crujientes por fuera, tiernas por dentro. Las encontramos un pelín secas pese a notarse el aceite.

SALSA: Dos salsas. La blanca es un all-i-oli suave, nos gustó. La roja es una salsa no muy picante que se adhiere mucho a la patata con un saborcillo en el que predomina la pimienta roja, también nos gustó.

VALORACIÓN: No entendemos la polémica Tomàs vs. Mandri. No tienen nada que ver las unas con las otras, ni el concepto de local, ni nada de nada. Aquí se viene a tapear de todo: ricos los calamares y el pollo (la salsa de mostaza está muy buena). Nos gustan más las bravas del Tomàs, pero estas están realmente estupendas. Además, en el primero, pedir otra tapa es un deporte de riesgo, aquí no. Por cierto, queremos ratificar lo que ya se ha comentado cien mil veces sobre este local: hay una pijería que da hasta grima.

3 comentarios:

  1. Aquest article aparagut a la revista Time Out és força aclaridor...

    Les patates i els dies (Article per la revista Time Out) Salvador Sostres

    El bar MANDRI prepara les patates braves més sensacionals de la ciutat, les patates daurades en el seu punt exacte, la salsa amb textura sedosa i el punt de picant de la gent educada. Aquestes patates són en el seu conjunt una culminació de petits encerts, d’instruments afinats amb virtut, i l’equilibri dóna aquesta elevació incontestable. La ubicació del bar és també privilegiada i no pots deslligar-la de l’elogi de les patates. Finalment un aperitiu –les pates braves són un aperitiu, esclar– és el que menges però també allà on seus i les noies que hi veus passar. Un apertiu sense noies que passin és una vulgaritat. I pel carrer MANDRI, els dies feiners just abans de l’hora de dinar, hi passen les noies més ben estructurades de la ciutat. Morbo i bellesa. Totes de casa bona, entre Bonanova i Sarrià, el bolso de pell marró “al aire el muslo bello y flojo el cinturón”. La propaganda del Bar Tomàs només pot entendre’s per aquest gust que alguns sectors de la nostra intel·lectualitat senten pels llocs foscos i bruts, aquesta gauche caviar per a la qual la manca d’higiene té molt de prestigi. Les patates sovint estan tallades massa grans, també sovint estan massa poc fetes i la salsa no té cap textura consignable i el picant és barroer, de barriada. Tot i que el bar es troba al cor de Sarrià, les noies que hi passen comparetixen el gust per la brutor dels apologetes del local i el que és encara més greu: s’assemblen a les patates.

    ResponderEliminar
  2. Me gustaron bastante sus bravas y su pollito y ponen pan, el Tomás como que no, yo soy patatero y panero a tope.

    ResponderEliminar
  3. Hola, creo que tu comentario sobre el Mandri es tan poco acertado como desafortunado. Las bravas del Mandri son un clásico y un referente en la ciudad. Estoy de acuerdo con lo de que las del Bar Tomás son las mejores pero desgraciadamente repiten muchísimo y las del Bar Mandri no por lo que dependiendo de lo que te apetezca llevar el sabor a ajo contigo, eliges uno u otro ya que están en la misma zona. Zona de "pijos grimosos", en la que vivo desde pequeño, donde vive mi familia y amigos. Creo que si haces un blog y te consideras una persona medianamente seria deberías obviar ciertos comentarios poco inteligentes referentes a clases sociales. No obstante enhorabuena por la temática del blog, me parece muy interesante.

    ResponderEliminar

Salut i braves!