jueves, 26 de enero de 2012

El timbal


¿DÓNDE?: C/ Marià Aguiló, 22. Poblenou (Barcelona). 
Google Maps 
PATATAS: En rajas, como dice la canción "Por la raja de tu brava". Hechas al caliu y con su piel. No crujen pero da lo mismo porque están espléndidas. Nada aceitosas y muy sabrosas.

SALSA: Pegotazo de campeonato de all-i-oli poderoso, generoso, amoroso, delicioso, davidoso e impetuoso. Se remata con una inmensa espolvoreada de pimentón y una sombría via láctea de pimienta. No hay tanto polvo ni debajo de mi cama, HOYGAN. Desenlace evidente: están de narices.

VALORACIÓN: Al restaurante propiamente dicho, de cocina tradicional catalana (también con una gran diversidad de bocatas), se accede por Marià Aguiló, pero la terraza da a la puerta de atrás (o de adelante, según se mire), con Can Felipa como escenario. Las escasas plazas a la sombra van buscadísimas en verano y los fines de semana se pone a tope. Un pecado no conocerlo.

jueves, 5 de enero de 2012

El Doll


¿DÓNDE?: C/ Pujada Sant Fèlix, 21. Girona (Girona). 
Google Maps 
PATATAS: La forma de cortar y presentar el tubérculo más típica. Fritura y materia prima correctas. Estarían mejor si crujiesen más, si tuviesen más costra. (Disculpad la mala calidad de la foto, no se puede apreciar).

SALSA: Una muy singular mezcla recubre las patatas. De un tono anaranjado vivo, muy elaborada y sin especias que despunten. Llama la atención un marcado dulzor, por encima del moderado picante, que se apodera de tus papilas.

VALORACIÓN: Como ya hice una excepción con un amigo que tiene un restaurante en Girona ciudad, otro amigo, Berna, que regenta desde hace poco el Doll, me pidió que volviese a saltarme a la torera el título original del blog. Tampoco en este caso son unas sobresalientes bravas, pero el lugar merece la pena ser visitado. Hay tapas excepcionales y el sistema de cerveceo via tarjeta prepago es curioso y adictivo (ergo, peligroso).