lunes, 21 de mayo de 2012

Srta. Monium




¿DÓNDE?: C/ Espalter, 4. Raval (Barcelona). 
Google Maps 
PATATAS: Tamaño inferior al estándar bravil. No parece que sean congeladas, pero claro, si hay dudas, es que no se puede decir que estén muy buenas...

SALSA: Ambas servidas muy frías; tanto, que no se llegan a templar ni con la temperatura de los tubérculos recién salidos de la freidora. La roja es de bote fijo o, como mínimo, su base de ketchup. La bola blanca de la foto es un all-i-oli industrial de bote.

VALORACIÓN: Mira que el local está bien situado, con su microterracita pegada a la Filmo, el Sifó a medio metro, el 68 a dos pasos... pero nada, que no hay Dios que salve a estas bravas. Mejor tomáos otra cosa, una cerveza, por ejemplo, que tienen un buen surtido.

martes, 8 de mayo de 2012

Bodega Vasconia (Casa Miguel)





¿DÓNDE?: C/ Gignàs, 13. Gòtic (Barcelona). 
Google Maps 
PATATAS: Congeladas. Horrorosas.

SALSASalsa brava industrial de bote.

VALORACIÓNQuizá las peores bravas que encontréis en el presente blog. El local es acogedor, muy céntrico y, como tienen unas patatas al mojo canario bastante ricas (igual que las croquetas y las albóndigas), pues bueno, le dimos una oportunidad a las bravas. No lo hagáis vosotros. Mejor cruzáis la calle y pedís las del Tropezón (pero ninguna otra tapa, que es la única que se salva).

sábado, 5 de mayo de 2012

Déu n'hi do! La Glòria



----------------ACTUALIZACIÓN 9 JULIO 2017---------------------
ESTE LOCAL, LAMENTABLEMENTE, HA CERRADO

-------------------------------------------------------------------------

DÉU N'HI DO LA GLORIA!
¿DÓNDE?: Pl. Milagros Consarnau Sabater, 30. Santa Eulàlia. (Hospitalet de Llobregat). 
Google Maps 
PATATAS: Una lección de como freír unas patatas de corte clásico. Me recuerda al punto tan rico que consigue el Bar Marín, ni una sola arista requemada, todas amarillas, crujientes pero suaves por dentro. Hablando con Glòria, la cocinera, me comentó que utiliza unas patatas gallegas "especiales".

SALSA: All-i-oli con base láctica, nada de huevo, y un remate con salsa Espinaler. Parece trivial, pero se les ha ocurrido a ellos. Sorprendentes.

VALORACIÓNAgradable y soleada terraza en un espacio de reciente construcción; una nueva plaza prototípica de los cambios ejecutados en el barrio. No son precios de zona obrera, son más de distrito judicial, pero se puede perdonar si se considera la digna calidad de sus tapas (los calamares a la andaluza se salen). Menú diario, también rico. Al borde del Top 15.