miércoles, 15 de mayo de 2013

Tapas Víctor


¿DÓNDE?: TAPAS VÍCTOR. C/ Balmes, 66. Esquerra de l'Eixample (Barcelona).
Google Maps

PRECIO: 3,50€  LINK

PATATAS
:
 Algo más pequeñas de lo habitual, pero irregulares, es decir, que no son congeladas. Además, están bien fritas y consiguen el esperado efecto bombón helado (crujiente exterior, amoroso interior).

SALSA: Se pega un curro que flipas para hacer un estupendo mejunje casero a base de tomate, pimiento verde, orégano... y va, y luego lo acompaña con mayonesa de bote... - "no, hombre, Víctor, ¡así no...!" Me supo tan mal, que se lo tuve que decir. Se me quedó mirando con una cara...

VALORACIÓN: Me habían hablado del cartel de su puerta unas 89567 veces. Entras, y el sitio da miedo, pero esto es algo que todavía me suele molar más. Lo que pasa es que, pese a no ser las peores bravas de la galaxia, tampoco se puede decir que sean las más fáciles de digerir. Además, la cerveza es Mahou, pero no tiran las cañas como en Madrid. ¡Cuán grande mi pesar!

4 comentarios:

  1. Por lo que dices tu experiencia no fue buena del todo por lo que mejor no probarlo.
    Un saludo cordial y gracias por evitarme una decepción.

    ResponderEliminar
  2. Al contrario de lo que se comenta en la descripción de aquí arriba, tengo que decir que he estado comiendo de tapeo en Tapas Victor unas tres ocasiones y aunque las bravas puede que no sean "las mejores de Barcelona", la valoración global del lugar en el apartado gastronómico es, dentro de lo que es un bar de tapeo "de barrio" para nada decepcionante. Al revés. Por poco dinero sales bien comido habiendo disfrutado de unas cuantas raciones de comida casera y lo más importante: TODO se cocina en el momento -no siempre es así en todos sitios-. Exquisitas tortillas -pedid la de alcachofa-, tapa de rabo de toro, sepia... Id y probadlo. Al menos si pasáis por la puerta... ;)

    ResponderEliminar
  3. Yo he tenido el placer de probar las patatas bravas y son notables, es verdad que la salsa es un invento que las eclipsa un poco, pero cuando me comí la tortilla de patata se me pasaron todos los males.

    ResponderEliminar
  4. Lo mejor es pasarse una tarde a charlar con Victor en un lugar amistoso, saboreando sus tapas caseras. Porque todo lo hace en el momento y con sus manos, cosa que es bastante dificil de encontrar en estos tiempos...Tengo la suerte de vivir a 2 portales y no me lo pierdo!!!!

    ResponderEliminar

Salut i braves!