domingo, 21 de octubre de 2018

Cal Màrius

View this post on Instagram

·Cal Màrius· 🏙 C/ Mallorca, 449. 📝💶: 5€ 🍟🥔: La medida y presentación más habitual para la familia bravera, es decir, talla M y sin piel. Brillantes y doradas, estas papas de la variedad Agria se ejecutan en dos tiempos, como debe ser, y se plantan en tu regazo crujientes como hojas en otoño. 🌶🔥: Allioli de leche, blanco nuclear, y con ajo 'representing' muy fuertemente, vamos, que no es una 'mariconez'. La salsa roja es un sofrito con cebolla muy reducida, tomate, pimienta, comino y, su particularidad, es la adición de Erös Pista, un condimento húngaro elaborado a base de pimentón y otras especias, muy popular en el país del pastrami. Sí, el pastrami no es italiano, como os aclarará muy amablemente el inefable Màrius, el hiperactivo 'frontman' de este local. 🍻🍴: El máximo difusor de la cultura del pastrami en la ciudad, investigando sobre los mejores 'bagels' para su producto estrella, ha mutado en un negocio prácticamente 'gluten-free', en el que los rebozados se elaboran con diferentes tipos de harinas, las cervezas son auténticas rarezas y los bocatas son torres que aguantan un difícil equilibrio. Ah, y si buscáis un local cachondo para ver el fútbol, este es vuestro sitio. #CalMarius449 #SagradaFamilia #bravasBCN #bravasSagrada

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

viernes, 19 de octubre de 2018

Triki Trac

View this post on Instagram

·Triki Trac· 🏙 C/ Numància, 10. 📝💶: 4,50€ 🍟🥔: La verdad es que no puedo entender como Diego, el chef, consigue un resultado tan crujiente con las Monalisas. Las corta en trozos de tamaño M, las pocha sin trampa ni cartón, las deja reposar hasta que llegue la comanda, y acaban aterrizando delante tuyo más que crocantes. Llaman mucho la atención esas aristas burbujeantes. Menudo arte tiene el tío... 🌶🔥: Un sofrito rojo carmesí, poco picante, a base de tomate reducidísimo, pimentón choricero y un puntito de vino blanco. El acompañante de color crema es más una mayonesa casera que un allioli, porque el ajo es muuuuuy sutil. Ideal para Drácula o los que no pueden con la familia 'allium'. La suma de las dos es muy agradable y la recomiendo especialmente a quien huya de picantes y sabores fuertes. (Está preparando una versión más picante y la probaremos en exclusiva👍🏼). 🍻🍴: Treinta años en la profesión se notan. El chef, y su mujer, saben perfectamente lo que buscan sus clientes: menú del día rico, saludable, una gran relación calidad/precio y rapidez en el servicio. Y lo consiguen. Cada mediodía sirven más de 100 menús. Pero es que, además, por la tarde y la noche, te ponen tapas como esta. Y al lorisísimo con los postres caseros. #TrikiTrac #Sants #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

jueves, 18 de octubre de 2018

Abirradero

View this post on Instagram

·Abirradero· ☀️TOP☀️ 🏙: C/ Vila i Vilà, 77. 📝💶: 5€ 🍟🥔: La ración es muy tocha, aunque no se aprecie por el alud de salsas que las cubren. Son de la variedad Monalisa y cortadas en dados talla M. Es un flipe lo crujientes que les quedan al aplicar las dos frituras clásicas. En otros sitios no les quedan ni la mitad de bien. Un aplauso. 🌶🔥: ¡Que no falten salsas! Os va a encantar la roja: picada de almendra y avellana, pimiento dulce asado al horno, ñora, pimentón y un poquiiito de tomate. Lo que vendría a ser un pseudo romesco, pero con mucha personalidad. El manto blanco es un allioli basado en leche y una puntita de clara de huevo. Es el acompañamiento perfecto de la anterior. El combo es de locos. Yo no me las perdería por nada del mundo. 🍻🍴: Aquí he aprendido lo que es la cerveza artesana de verdad... lo demás son imitaciones. La filosofía de vida de sus propietarios es lo que impera aquí, y coincide muchísimo con la mía. Nereo y Dani llevan mil años en el mundillo y cientos de alumnos han pasado por su centro de formación. Se aventuraron a lo grande al abrir una cervecería (¡tienen 42 tiradores!) y, encima, lo petan con estas bravas, que entrarán en el próximo Top 50. 🍺😍: Para birras lovers. #Abirradero #PobleSec #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

miércoles, 17 de octubre de 2018

Don Curado

View this post on Instagram

·Don Curado· 🏙: Rambla Poblenou, 125. 📝💶: 4,25€ 🍟🥔: Aquí también adoptan la que me parece una de las mejores opciones para la patata de la variedad Agria: utilizar el horno para asarlas bien antes de proceder a freírlas. Es un proceso que les sienta fenomenal y confiere una ternura a su interior que las libra de ese temido final harinoso. Buenísimas, de talla M y muy crujientes. 🌶🔥: Con esta salsa roja, Lasen, su creador, se quedó totalmente conmigo. Ante la atenta mirada de Álex, el dueño del local, fui intentando, sin éxito, desglosar todos sus ingredientes. Acerté algunos: lleva 'Ras el hanut', pimentón, ajo, laurel... pero no acabé de pillar el caldo de pollo, que quedaba eclipsado tras una reducción de cebolla estupenda, y que parecía un caldo vegetal. Maravillosa. El allioli tiene su rollo también, porque lo hacen con leche, pero el aceite es de oliva (del suave), en lugar del omnipresente girasol, y les rinde una textura densísima y muy agradable. Otro acierto. 🍻🍴: Si la clavan en las dos salsas (la roja es una caña, repito) y las patatas molan, ya son razones sobradas para colarse en el Top del Poblenou. Pero es que hay que añadir el factor sorpresa, no me esperaba tanto de un local como este, básicamente centrado en los menús del día (llegan a repartir 250). Os recomiendo su terraza, que quedan algunos días de calorcillo, para degustarlas. Claras candidatas al Top 50. #DonCurado #Poblenou #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

martes, 16 de octubre de 2018

Antúnez

View this post on Instagram

·Antúnez· ☀️TOP 19☀️ 🏙: C/ Neptú, 18. 📝💶: 5,90€ 🍟🥔: Al lorísimo al curro que @jaume_vinyals le pega a las sensibles Mona lisas: les da vapor durante 25 minutos, reposan, horno mixto otros 25 minutos, vuelven a reposar... y luego ya les da una fritura a alta temperatura. Mantiene en todo momento la piel del tubérculo, que aparece crujientísimo en tu plato. 🌶🔥: Parece que, como solo llevan una salsa, no sean tan divertidas. ¡Pues no! Este allioli de leche, que se ha aderezado con cayena y pimentón hasta adquirir ese color tan chulo, se hace con ajo crudo, no repite, y es una pasada. Para acabar de rizar el rizo, se trocean piparras y se añaden justo antes de servir. Festival cromático y palatal. 🍻🍴: Los ventanales ya invitan a entrar, no hay quien pase por la calle y no se gire para mirarlos. Si das el paso y traspasas el umbral, la barra te seduce, las mesitas te llaman y la iluminación acompaña a tu indecisión: ¿barra o mesa? Da igual. Vas a comer de fábula en cualquier ubicación. 💘😍: Las prefes de @bacoyboca, en mis historias destacadas "Favoritas de...". #AntunezBCN #Gracia #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

domingo, 14 de octubre de 2018

Casa Mariol

View this post on Instagram

·Casa Mariol· 🏙: C/ Rosselló, 442. 📝💶: 3,50€ (+ 2€ copa de cava) 🍾Cavas y bravas: @casamariol 🍟🥔: ¡Al vermut blanco! Sí, las asan al horno con su macerado estrella, y añaden especias por doquier: orégano, tomillo, pimienta molida (y sin moler), laurel y, por supuesto, un buen chorrito de su gran AOVE. Es una de las mejores cocciones que se me ocurren para que la variedad Agria no quede harinosa. No crujen mucho, pero da igual, porque están muy sabrosas. 🌶🔥: La roja está basada en un tomate frito de calidad tuneado con chipotle adobado y... ¡piel de naranja! Me parece super acertado que, en un templo del vermut, se apueste por este ingrediente. La salsa blanca es un 'lactioli' suave que se alegra con una chispita de limón. Gran combo. 🍻🍴: La histórica bodega de Batea ha descifrado perfectamente el mercado del vermuteo. Con un diseño que lo ha petado completamente, sus etiquetas y botellas son reconocibles a la legua. Pero lo más bestia es que, encima, les caen premios a la calidad de sus vinos. Su vermutería de Sagrada Família es ya la culminación de un gran trabajo y, si se curran unas buenas bravas, ya me han conquistado. 🍾: Os propongo el maridaje bravero con su cava brut nature reserva (más de 48 meses), a precio especial si vienes de parte de @bravasbarcelona. #CasaMariol #SagradaFamilia #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

viernes, 12 de octubre de 2018

Pilar't

View this post on Instagram

·Pilar't· 🏙: Av. M. Déu Montserrat, 71. 📝💶: 4,25€ 🍟🥔: Más que abundante ración - mirad el video en mis 'stories' - de una patata de la variedad Agria, asada en un horno mixto (vapor/convección), que las deja muy tiernas por dentro, alejando el concepto de patata Agria = harinosa. Después de ese proceso, se fríen a alta temperatura, y llegan a tu mesa ultracrujientes. 🌶🔥: Esta salsa la vas a recordar mucho tiempo, un tiempo proporcional a la cantidad de amor que lleva. Y, además de cariño, lleva toooodo esto: aceite de oliva, tres pimientas diferentes, comino, ajo asado, ñora, pimienta, tomillo, romero y un trocito del corazón de Pilar. Si no te gusta, no te ajunto. 🍻🍴: Abrir en un barrio trabajador como el Guinardó y... ¡petarlo! Eso es lo que han hecho Pilar y Dani. Su menú del día ya es el más popular de la zona y atrae incluso a peña de otros distritos. No me extraña nada, el ADN de la cocinera está torneado por los fogones, lo ha mamado desde pequeña y, encima, se pasa el día (y muchas noches) dándole a la mollera para mejorar sus recetas (me comenta su pareja que se levanta a medianoche para apuntar cosas en una libretilla). Todo, absolutamente todo, es casero. Solo les falta pisar las uvas del vino. Tiempo al tiempo... #PilartBCN #Guinardo #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

jueves, 11 de octubre de 2018

El racó d'en Josep

View this post on Instagram

·El racó d'en Josep· 🏙: C/ Noguera, 76. Cornellà de Llobregat. 📝💶: 2,50€ (Media. Sí. Es media). 🍟🥔: Al loro, que lo de la foto es media ración. Imagínatela entera, la traen en volquete. Es patata Agria, cortada en dados sin piel de talla M hasta L. Le dan las 2 frituras habituales, con pochado previo y ataque potente antes del servicio. Bien. 🌶🔥: Acorde con la exageración de tamaño, te ponen más salsa que en el Caribe. El allioli daba miedo al verlo pero no me repitió, incluso me pareció suavecito. La salsa rosa/club/cocktail de acompañamiento no le hace justicia al conjunto, la encuentro demasiado sencilla. 🍻🍴: La peña revienta su terraza a diario con los menús del día y, por la noche, se aprieta unos gintonics que flipas. La selección de ginebras (y toda la parafernalia posterior de preparación) es digna de cualquier garito pijo de la zona alta. Aquí los precios no son de obrero raso, pero vamos, que son más asequibles que en terreno 'borjamari'. #ElRacodenJosep #Cornella #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

miércoles, 10 de octubre de 2018

Casa Ángela

View this post on Instagram

·Casa Ángela· 🏙: Pl. Sagrada Família, 15. 📝💶: 5,90€ 🍟🥔: Le pregunté como seis veces al cocinero si solamente tenían dos frituras, e incluso me juró de rodillas que sí. Están tan crujientes que parece que hayan hecho tres o cuatro procesos previos para llegar hasta ahí. Es que... ¡son Monalisas! ¿Cómo demonios pueden crujir tanto? Sentenció: -"Pochando bien y friendo bien". Pues bueno, pues será eso... (quin 'fenòmenu', tu!). 🌶🔥: Lactioli de un blanco infinito, a base de ajos descorazonados y aceite de girasol; una fórmula extremadamente simple, pero que, lo intento, a mí no me sale así. El mejunje picante es más complejo y lleva aceite de oliva suave, tomate Mutti, una picada de almendras, sofrito de cebolla, pimentón de la Vera, chipotle y pimienta (¿es un pseudo romesco 'latino'?). Se agrega una tercera 'salsa', que sencillamente es una maceración en aceite de varias especias. El conjunto es colosal. 🍻🍴: Este sitio es una cruzada contra las omnipresentes 'tourist traps' de la zona, que han dejado a los negocios de toda la vida sin clientela local, que huye despavorida hacia otros barrios para encontrar cocina honesta a precios razonables. Sus armas son esos arroces que se curran, estas 'peazo' de bravas (que son el Top 1 del barrio), y una cosa que me llegó al alma, esa barra años 1960-70, conservada intacta y que evoca a tiempos pretéritos de forma totalmente premeditada. Por si fuera poco, tienes terraza con una de las mejores vistas de la ciudad. Tripe o cuádruple combo, colega. #CasaAngela #SagradaFamilia #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

martes, 9 de octubre de 2018

El rancho

View this post on Instagram

·El rancho· 🏙: C/ Galícia, 13. St. Joan Despí. 📝💶: 5,90€ 🍟🥔: Consiguen que la patata Agria quede cremosa por dentro, evitando ese punto harinoso inherente a la variedad. ¿Cómo? Pues horneándolas, cortándolas con su piel, dejándolas reposar y, cuando es el momento de servir, se sumergen en aceite a altísima temperatura. El desenlace es el esperado: corteza crocante e interior meloso. 🌶🔥: Un allioli muy suave, que se obtiene a base de un confitado previo de los ajos. A mí me encantó. La salsa roja, por llamarle de alguna forma, no lleva tomate, ni pimiento, ni ningún fondo colorado, y es una original versión de la brava tradicional. Me explico: deshacen una tostada con aceite, pimentón, cayena y pimienta, la trituran, y obtienen una mezcla casi homogénea. Muy guay cuando pillas las dos con el tenedor. 🍻🍴: Tras su paso por el mundo de la vermutería en Barcelona, estos socios y amigos, arriesgan en una calle peatonal de Sant Joan. Menú del día ultracompetitivo, tapeo desenfadado, terraza y, sobre todo, una brasa que no tiene igual en la zona. Los orígenes argentinos de Iván se notan en esos grandes cortes de carne. #ElRanchoSJD #SantJoanDespi #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on