miércoles, 11 de julio de 2018

El palomo cojo

·El palomo cojo· 🆕️PRIMICIA🆕️ 🏙: C/ Guardiola i Feliu, 1. 📝💶: 3,85€ 🍟🥔: Te llega la copiosa bandejita y, cuando pinchas el primer trozo, te deja alucinado como cruje. Pinchas un segundo trozo y... ¡también es super crunchy! Pues nada, que no debe ser casualidad... le pregunto a Marc, el insultantemente joven chef, y me comenta que usa patata 'agria', la pasa por el horno y, cuando llega la comanda, le da una fritura rápida a temperatura enérgica. El resultado es sensacional. 🌶🔥: Se saca de la manga dos salsas fenomenales. La roja, es una picada de frutos secos, aceite, ajitos... y con pimentón picante, que es la que da vigor al conjunto. Por la otra banda, ejecuta un perfecto allioli, o 'ajonesa', a base de ajos al horno (escalivados) que aporta suavidad y cremosidad a la mezcla final, sin que destaque el verdor del ajete, que ha quedado mitigado al ser asado. De lujo. 🍻🍴: Esto sí que es triple salto mortal con tirabuzón y doble pirueta. ¡Menuda juventud con iniciativa! Hartos de los grupos de restauración en los que habían colaborado, disconformes con su forma de trabajar, se pillan un bareto de barrio que había caído en desgracia, lo maquean, y se ponen a elaborar cocina de mercado de un nivel más que considerable. Resultado: un miércoles por la noche, el local casi lleno. No os perdáis sus bravas, por supuesto, y preguntad si tienen berenjena frita. #ElPalomoCojoBCN #SantAndreu #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

martes, 10 de julio de 2018

My fucking restaurant

·My Fucking Restaurant· C/ Nou de la Rambla, 35. 📝💶: 5,50€ 🍟🥔: No son patatas. Se nota, ¿no? La 'panella', 'panissa' o 'farinata di ceci' son productos elaborados con harina de garbanzos y muy populares en el sur de Italia. Curiosamente, para nosotros es más familiar el falafel, otra variante, en este caso, de origen árabe. La versión que ejecutan en MFR es majestuosa: una vez han obtenido la textura deseada batiéndola a temperatura controlada, enfrían la pasta hasta poderla cortar en cubos. Estos dados los fríen a alta temperatura, para obtener una estructura flipante. Cuando les hincas el diente, son adictivos. La corteza es gruesa y ultracrunchy, mientras que el corazón se mantiene meloso. 🌶🔥: La salsa blanca es un allioli, una ajonesa con los ajos bien blanqueados para que pierdan la intensidad y no nos repitan tanto. Les queda muy suave y agradable. La colorada tiene un tono carmín precioso y es un sofrito de tomate muy reducido al que se añade chipotle adobado. No es excesivamente picante, pero notas suficientes agujitas en la boca para considerarla bien brava. Disponen las salsas en pegotillos con biberón y, para que los supersalseros no tengan que pedir un extra, todo el fondo del bol está lleno de ambas mezclas. 🍻🍴: En cuanto vi su mini plantación urbana en el patio interior desde el comedor, con todas esas plantas aromáticas, ya me sedujeron, y... Nico me llevó al huerto. Y allí me explicó que decidieron cerrar el 'Oviso' y 'La Castanya' para centrarse en esta maravilla. Cocina 'healthy' con algunas indulgencias, muchos platos vegetarianos (algunos procedentes de sus anteriores proyectos) y una ejecución impecable. Ah, y la presentación está cuidadísima, al milímetro. Se intuye que me gustó, ¿no? #MyFuckingRestaurant #Raval #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

domingo, 8 de julio de 2018

Caramba Tapas

·Caramba Tapas· 🆕️PRIMICIA🆕️ 🏙: C/ Cera, 57. 📝💶: 4,50€ 🍟🥔: Siguen con sus riquísimas 'monalisas', que fríen en los dos pasos, como los que aparecen en las tablas de los mandamientos braveros: 'siempre pocharás las patatas' y 'siempre freirás a alta temperatura justo antes de servirlas'. La anterior fórmula funcionaba, ¿para qué variarla? Y más con los cambios que han hecho en las salsas... 🌶🔥: ¡Tres salsas! 1 .No veas el jaleo que tiene la salsa roja... primero, hacen un sofrito que se reduce durante horas, con romero y pimentón. Pero es que luego le añaden un punto de 'salsa infierno'. ¿Y qué lleva esa animalada? Pues es una pasta de chiles y 'naga morich', uno de los engendros más picantes del mundo. El resultado es picante pero no mortal. 2. Este allioli está basado en leche, pero tiene la particularidad de que los ajos han sido congelados previamente, y se pierde ese 'verdor' tan característico. Queda suavesito y agradable. 3. Los churretes que veis en la foto de un tono marronoso son una masa espesísima de cebolla ultrareducida, pimienta, pimentón, laurel, comino... y es lo que más me flipó de estas nuevas bravas. 🍻🍴: Sólo por comprobar las virguerías que hacen para llegar a esta magnífica tapa, ya vale la pena la visita pero, cuando veas salir un cachopo de los grandes de la cocina, vas a quedarte en shock. En serio, el tamaño es sobrecogedor, te quedas entre el susto y la risa. Además, conocerás al tándem Pepe & Raúl, mumajos ellos. #CarambaTapas #Raval #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

sábado, 7 de julio de 2018

La tapeta del Prat

·La tapeta del Prat· 🆕️PRIMICIA🆕️ 🏙: C/ Rosa Ribas i Parellada, 1. El Prat. 📝💶: 3,50€ 🍟🥔: El curro que se da Xavi para cortar esas patatas hasta llegar a talla S, o casi XS, no me lo quiero ni imaginar. Pero es que luego las hierve un poquitín, después las pocha y, finalmente, les da un sofocón para que te lleguen a la mesa bien crujientes. La variedad 'agria' queda incluso dulce, en serio, te la cuela como 'monalisa' fijo. 🌶🔥: También se da una buena paliza haciendo las 3 salsas que lleva esta tapa: 1. Un allioli blanquísimo que parece de leche (y no lo es) suave, pero con el ajo que se nota. 2. Sofrito casero de tomate que se tira horas reduciéndose, con escalivada, un poco de chile 'ojo de pájaro' y alguna otra cosa que no me confesó. 3. Un aceitillo saturado de pimentón y ñora que confiere al conjunto un aire muy canalla, o sea, como su dueño. El desenlace está cantado: al top del Prat directas. 🍻🍴: Una zona del Prat que había quedado un poco olvidada, se reactiva con esta novísima propuesta. Tapas sencillas, pero matonas (chocos, alcachofas de flipar, boquerones, calamares andaluza...). Servicio rápido para una terraza que, en las noches de verano, promete emociones fuertes. #LaTapetadelPrat #ElPrat #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

viernes, 6 de julio de 2018

La porca

·La porca· ☀️TOP 12☀️ 🏙: C/ Mata, 16. 📝💶: 5,50€ 🍟🥔: Le dan un corte to mazacote a unas patatas de variedad 'agria', las dejan con su piel y las confitan. Están muy bien rematadas con la segunda fritura a alta temperatura. No llegan a ser de talla L, con lo cual caben en la boca de un ser humano de tamaño medio. 🌶🔥: Las salsas son su fuerte, me chiflan las dos. La blanca inmaculada que las baña por un flanco es una mayonesa con ajo muy, muy suave, pero la cremosidad que obtienen es fuera de serie, y el cabronazo de Rubèn no me chiva el secreto. La roja que ataca el ala oeste de la patata es un sofrito con pimentón y chipotle de grado medio de spicy. La granizada en plan topping de 'porc rostit' (lo que los moden·nos llaman pulled pork) es opcional, pero yo lo pediría siempre, joder, que estás en 'La porca', tete. 🍻🍴: Los acusan de hipsters, de moderniquis y tal, pero yo creo que es puñetera envidia, porque el local está to wapo, y se han currado una imagen muy chula y un marketing que engancha. La peña va apretarse sus bocatas antes de ir al Apolo, a los teatros... pero aparte de los emparedados, yo le metería mano a las croquetas, la ensaladilla murciana, el tartar de fuet... #LaPorcaBCN #PobleSec #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

jueves, 5 de julio de 2018

El racó de l'Agüir

·El racó de l'Agüir· ☀️TOP 22☀️ 🏙: C/ Tamarit, 117. 📝💶: Gratis / 5,50€ / 6,90€ 🍟🥔: La textura, el color, los matices dulces que adquieren estas patatas son tan maravillosos que empecé a creer en lo esotérico. Yo pensaba que lo que hacía Ferran, el chef, era magia, pero me aclaró que esas 'monalisas' se hierven antes de freírlas muuuy poquito (para ser más precisos, 'marcarlas' ligeramente) y por eso son tan jugosas por dentro. Se ha roto el hechizo y vuelvo a tener los pies en el suelo, pero las patatas siguen estando cojonudas. 🌶🔥: La salsa siempre me había parecido también producto de algún conjuro a base de años de estudio de brujería africana. Ese allioli tenía que tener truco. Pues mira, resulta que aquí sí que acerté. ¡La pimienta! Esas motitas negras ultra aromáticas que estimulan tu pituitaria y evocan incluso a la trufa, es pimienta recién molida que proviene de la isla más grande de África (y la cuarta del mundo). ¿Véis como sí que había algo de magia negra? 🍻🍴: Si vas a comer a la carta, te pondrán un platito de bravas 'by the face' de aperitivo, pero yo pediría siempre la ración grande. Y, ya que estás, pídete un arroz, que es su especialidad; es imposible fallar. Tienen una legión de seguidores más fieles que los davidianos, y abundante, o sea que reserva siempre, o te quedarás en la calle. #ElRacodelAguir #SantAntoni #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

miércoles, 4 de julio de 2018

Cèntric Raval

·Cèntric Raval· 🏙: C/ Ramelleres, 27. 📝💶: 4€ 🍟🥔: En un plato relativamente pequeño, conviven estos grandes bloques de patata. Los observas y te da la impresión que se estén peleando por bañarse en la salsa. Las papas son de la variedad 'monalisa', se cortan así de tochas (perfectamente podríamos definir como de talla L), se pochan, y se consuma la fritura en aceite a alta temperatura. 🌶🔥: El binomio allioli + aceite picante, en un claro homenaje al Bar Tomás de Sarrià, se versiona aquí de una forma excepcional, con un allioli absolutamente porno, que no solamente queda bien en la foto, sino que acaricia tus papilas con una exquisita suavidad. El aceite no es muy picante, pero cumple de sobras con su cometido. 🍻🍴: Cuando la gente compraba discos (abuelo cebolleta mode on) por la calle Tallers, este sitio era parada obligatoria para cañitas que refrescaban el frenesí melómano. Se reformó el local, cambió el espíritu de la calle, llegaron las miríadas de turistas de sandalia & calcetín, y nada volvió a ser igual, pero la preciosa barra, los ventanales y, ahora, estas excepcionales bravas hacen que merezca una parada. En el Top del Raval. #CentricRaval #Raval #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

martes, 3 de julio de 2018

Informal

·Informal· ☀️TOP 2☀️ 🏙: Pg. Colom, 8. 📝💶: 5€ / 8,50€ 🍟🥔: Han sido imitadas hasta la saciedad, pero Marc Gascons, estrella Michelin en 'Els tinars', fue el pionero al crear este hojaldre de patata. Se elabora a base de finísimas láminas de variedad 'agria' de primera calidad, superpuestas, de forma que, tras un tratamiento al vacío, crean un bloque uniforme que permite realizar unos cortes longitudinales a modo de 'sticks'. Se fríen hasta que quedan dorados. Una obra digna de un talento creativo fuera de serie. 🌶🔥: La salsa blanca, que a simple vista no parece nada del otro mundo, es un excelente allioli de ajos asados, que adquiere una densidad ideal para mojar los palitos de patata hojaldrada. La compañera roja es un sofrito de tomate pera pelado en el que no dejan que la cebolla llegue a caramelizar (me lo confesaron al oído, ¡shhht!) y en el que se añade guindilla y pimentón ahumado. Se tamiza y... ¡a disfrutar! 🍻🍴: No están en el número uno porque el local está en un hotel de 5* (el moderno The Serras) y no casa excesivamente con la filosofía de este blog, que es la menos socrática del mundo, por cierto. 'Els tinars' es uno de mis restaurantes favoritos de la vida, y su hermano pequeño (y algo pijillo) no defrauda. Me gustaría alentar aquí a Marc (y a Carla Serra) para que pensasen en un concepto todavía más 'de tapeo', más canalla, para que estas maravillosas bravas puedan llegar a mucho más público. #InformalBCN #Gotic #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

lunes, 2 de julio de 2018

Sirvent

·Sirvent· 🏙: Ronda Sant Pau, 67. BCN. 📝💶: 4,50€ 🍟🥔: Me froté los ojos como 3 veces seguidas cuando me trajeron esta ración tan inmensa. Y cuando digo inmensa, digo INMENSA a todos los niveles, de ración y de tamaño de los trozos: ojo, que había algunos gajos que llegaban a los 10 cm (los medí). Las sirven como si se te hubiese derrumbado una torre de 'Jenga'. Utilizan papas titánicas de la variedad 'agria', las cortan, y las pochan en bandejas en el horno durante unas cuantas horas. Entonces, las envasan al vacío. Cuando llega el momento de servirlas, se les da una fritura a alta temperatura y ya está. Muy buenas y crujientes. 🌶🔥: Pegote bestial de mayonesa de ajo casera esparcida por los tremendos sticks de patata, como intentando disimular su tamaño, pero sin conseguirlo. Atacan por el otro lado con un sofrito de tomate muy reducido, dulce, de una textura amorosa, francamente agradable. Se decoran con cebollino y una espolvoreada de pimentón, para darle un punto más de picante. 🍻🍴: Han mejorado, y mucho, su fórmula anterior de una sola salsa. Sería un lugar de peregrinación bravera si no estuviesen encasillados en el mundo de la horchata y el helado. Se merecen que las conozca más público, pero no sé cuanta gente rebasa las neveras de 'Sirvent' y se adentra en su espacio gastro. La peculiar estructura del local, en forma de 'U', no ayuda. Una pena, porque estas patatas son de lo mejorcito del barrio. #SirventBarcelona #SantAntoni #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

domingo, 1 de julio de 2018

Montesquiu

·Montesquiu· ☀️TOP 11☀️ 🏙: C/ Mandri, 56. 📝💶: 2,95€ 🍟🥔: Este corte 'tipo panadera' pequeño, finito, que aplican a la variedad 'agria', hace que algunas se hinchen y lleguen al punto 'souffle', o el que muchos consideran el tipo de fritura más complicado para unas patatas. Son tan bonitas que se te va la mano directa a pillar una, pasando del tenedorcillo. Escandalosamente crujientes, la ración se te hace muy pequeña. 🌶🔥: La mítica salsa anaranjada la definí ya hace años como un 'espinalesco', o sea ('Espinaler' + romesco), pero no es una descripción suficientemente precisa. Básicamente, porque no lleva frutos secos (aunque sí ñora), ni tomate (aunque sí vinagre y pimienta). No pica mucho, ni falta que hace, es excelente y hay que porbarla una vez en la vida. El allioli es opcional, tiene leche como base, y lleva ajos asados para rebajarle la bofetada. Yo siempre lo pido. Es que soy un ansias. 🍻🍴: Cuando el gran Javier de las Muelas adquirió este local, decidió conservar la fórmula bravera original y acertó. De hecho, en este sitio, me parecen todo aciertos: el servicio, el diseño, la carta, el producto... si pudiese pagarlo, me quedaría a vivir ahí, pero claro, uno es de barrio bajo y tiene que conformarse con estas asequibles bravas. #MontesquiuBCN #SantGervasi #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on