martes, 10 de julio de 2018

My fucking restaurant

·My Fucking Restaurant· C/ Nou de la Rambla, 35. 📝💶: 5,50€ 🍟🥔: No son patatas. Se nota, ¿no? La 'panella', 'panissa' o 'farinata di ceci' son productos elaborados con harina de garbanzos y muy populares en el sur de Italia. Curiosamente, para nosotros es más familiar el falafel, otra variante, en este caso, de origen árabe. La versión que ejecutan en MFR es majestuosa: una vez han obtenido la textura deseada batiéndola a temperatura controlada, enfrían la pasta hasta poderla cortar en cubos. Estos dados los fríen a alta temperatura, para obtener una estructura flipante. Cuando les hincas el diente, son adictivos. La corteza es gruesa y ultracrunchy, mientras que el corazón se mantiene meloso. 🌶🔥: La salsa blanca es un allioli, una ajonesa con los ajos bien blanqueados para que pierdan la intensidad y no nos repitan tanto. Les queda muy suave y agradable. La colorada tiene un tono carmín precioso y es un sofrito de tomate muy reducido al que se añade chipotle adobado. No es excesivamente picante, pero notas suficientes agujitas en la boca para considerarla bien brava. Disponen las salsas en pegotillos con biberón y, para que los supersalseros no tengan que pedir un extra, todo el fondo del bol está lleno de ambas mezclas. 🍻🍴: En cuanto vi su mini plantación urbana en el patio interior desde el comedor, con todas esas plantas aromáticas, ya me sedujeron, y... Nico me llevó al huerto. Y allí me explicó que decidieron cerrar el 'Oviso' y 'La Castanya' para centrarse en esta maravilla. Cocina 'healthy' con algunas indulgencias, muchos platos vegetarianos (algunos procedentes de sus anteriores proyectos) y una ejecución impecable. Ah, y la presentación está cuidadísima, al milímetro. Se intuye que me gustó, ¿no? #MyFuckingRestaurant #Raval #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Salut i braves!