domingo, 16 de septiembre de 2018

Bellavista del jardín del norte

View this post on Instagram

·Bellavista del jardín del norte· 🏙: Enric Granados, 86. 📝💶: 7,20€ 🍟🥔: Pensé lo mismo que tú al leer el importe en la carta... ¿¡7 eurazos!? Pues mira, te diré que, cuando las pruebas, enseguida intuyes las toneladas de horas de trabajo que hay detrás. Su textura, prácticamente hueca y que recuerda a un churro, o a un curioso hojaldre, se obtiene con un más que tedioso proceso que me tuvo que venir a explicar Miguel, su chef asturianu. Fritura, congelación y un machacado (¡a mano!) son algunas de las etapas que conducen hasta esta maravilla. Otras de esas bravas que, pese a su precio, hay que probar una vez en la vida. 🌶🔥: Fantástica espuma de un allioli que elaboran con ajos confitados y un poco de ajo crudo. El picante sofrito de chipotle, pimentón, guindilla y cebolla muy reducida, queda un poco oculto bajo la efervescencia, pero está de lujo. Se completa todo con un chorrito de buen aceite de oliva y una espolvoreada de pimentón. 🍻🍴: Esta faraónica inversión del Grupo Iglesias me despertó reticencias desde el minuto cero pero, cuando empecé a probar platos, me la tuve que envainar. Muchas creaciones proceden directamente de Tickets o la Bodega 1900, con lo cual, son tiro seguro. Los mejillones escabechados, las navajas, la pizza... son fuera de serie. El problema, pues el eterno y omnipresente... dinero, parné, guita... ¡el precio! Pese a que no te gastas el pasturrial que exigen los otros restaurantes citados del grupo, no es un sitio al alcance de todos los bolsillos. #BellavistaBCN #Eixample #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Salut i braves!