lunes, 11 de marzo de 2019

Amaya

View this post on Instagram

·Amaya· 🏙: La Rambla, 20. 📝💶: 5,95€ 🍟🥔: Estas preciosas patatas 'baby', buscadas especialmente cilíndricas en origen, se confeccionan a modo de crisol, se cocinan lo justo para dejar su interior tierno y, finalmente, se les aplica una fritura que dejará su corteza crujiente. El mordisco es pecaminoso. 🌶🔥: Se rellenan con una salsa picante basada en un sofrito, con tomate, y especias que ayudan a impulsar el frenesí bravero. El toque amarillento lo confiere un allioli comercial, de calidad, con aceite de oliva. Su plus es el espectacular flambeado con soplete al que se someten. Les deja una conspicua capita crocante, cual crema catalana, que es tan llamativa como deliciosa. Yo haría la exhibición del soplete en la mesa del comensal, para aumentar la sensación de 'show' pero, claro, se armaría un follón importante con el humo... 🍻🍴: El primer adjetivo que aparece en mi mente para calificar a este sitio es muy claro: clásico. Pero, a ver, ¿eso es positivo o no? En este caso, lo voy a escribir con mayúsculas: SÍ. Abierto en 1941, y regentado ya por la tercera generación, lo que han visto sus paredes bien merecería ser recogido en una enciclopedia de anécdotas. Intelectuales, artistas y prohombres han desgastado esos escalones que conducen al piso de arriba, en el cual se ha escrito la historia de Las Ramblas, pero también la de Barcelona. Hay platos que están desde el primer día, como ese glorioso rabo de toro o el txangurro, y otros más innovadores, como estas bravas que nos ocupan. No os deberíais perder nada, y es recomendable más de una visita para poder abarcar la inmensidad de su carta de inspiración vasco-catalana, pero sobre todo, para admirar sus rincones (la pared del reservado, empapelada con menús históricos es sublime) y entablar una conversación con Eladio, el maître. Os va a obsequiar con un recital de savoir-faire, atento a todos los detalles (como debe ser), y vais a salir más sabios de lo que habíais entrado, porque os va a regalar un sinfín de historias tronchantes que luego explicaréis vosotros. Gràcies, Laia, per obrir-me la porta d'aquesta meravellosa casa de menjars. #RestauranteAmaya #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Salut i braves!