jueves, 27 de junio de 2019

Afrika Prat

View this post on Instagram

·Afrika· @afrikaprat 🏙: C/ Dolores Ibárruri, 31. El Prat. 🍔⭐: Sus burgers en @bestburgerbcn 📝💶: 3,50/5,75€ 🍟🥔: Pues tienen buena pinta y tal, además, no están mal del todo, pero son patatas McCain. La fritura es correcta y llegan óptimas a la mesa, pero vamos, que no se puede pedir mucho más... 🌶🔥: Llevan tres salsas. La primera es una crema de yogur muy rica que recuerda a la que suele acompañar a los kebabs. La segunda es una mayonesa industrial. La tercera es la más interesante y pica como una condenada, es mucho mejor cuando se mezcla con todo el conjunto. Si os gustan muy picantes, pedid el doble de esta roja potenciada con guindilla. 🍻🍴: Esto es una especie de parque temático. Lo deberíais visitar una vez en la vida, porque no habéis visto nada igual. Tú esperas que, haciendo honor al nombre, tenga tintes africanos, peeero, tiene de todo. Y cuando digo de todo, es TODO. Horno de leña para pizzas (muy ricas, por cierto, y lo que más se vende), heladería (sí, en serio, ¡tienen una heladería dentro del local!), hall of fame (yes, el dueño tiene centenares de fotos con famosos, es una locura, ¡está todo el mundo!)... o sea, que no esperes comida africana. De verdad, id a echar un vistazo, que vais a flipar. Además, aunque las bravas no son su especialidad, la tapa de mollejas está brutal y la carne de pincho también. La pizza es de las de masa gorda y veréis en mis historias el tamaño king size que tiene: ¡1,40 metros! Por si fuera poco, hacen todo tipo de retos (de esos de tragones que se empujan toneladas de comida), estad atentos a sus redes sociales. #AfrikaPrat #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

martes, 25 de junio de 2019

Obe

View this post on Instagram

·Obe· @obe_restaurant 🏙: Pl. Sta. Caterina, 1. 📝💶: 6,50€ 🍟🥔: Antes de disponerlas así de bonitas en el plato, estas patatitas de la variedad Monalisa (de pequeñitas que son, casi parecen unas Primor), pasan por varias etapas. Primero se hierven, y se dejan reposar. se cortan hasta estar listas para aguantar de pie en el plato y, al llegar el pedido del cliente, se pasan por una intensa fritura, con la clara intención de dejar su piel (que se mantiene en la presentación final) totalmente crocante. 🌶🔥: La salsa verde que apenas se ve en la base de las patatas, es una emulsión de aceite, perejil, anchoa y alcaparra. Deliciosa, muy italiana, y que sirve de aporte aromático al conjunto. La ajonesa la elaboran con ajos blanqueados para que no resulte tan potente, y la salsean de esta forma tan porno por encima de la papa. Culminan el conjunto con un sofrito (con su ajito y cebolla) de tomate bien batido para que quede fluido. El picante lo aporta la guindilla. 🍻🍴: ¿Te habías fijado que los tres colores de la salsas conforman la bandera italiana? Pues sí, esto es un restaurante con especialidades del país de la bota. Pero de las que molan, nada de mediocridades. Aquí todos los platos, y no solo de pasta, tienen una historia detrás, y cuidan hasta el más mínimo detalle. Los precios no son precisamente económicos, pero me parece un lugar ideal para sorprender a algún/a fan de este tipo de cocina en una ocasión especial. Gran selección de vinos italianos, incluso a copas (te ponen tapita de obsequio), y una más que cotizadísima terraza con tan solo 2 mesas. ¡Reserva, que suele estar a tope! ⭐¡OJO!⭐ Si dices que vas de mi parte: ¡copa de vino, o birra gratis con las bravas! 🍷🍺 #ObeRestaurant #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

lunes, 24 de junio de 2019

Santiamén

View this post on Instagram

⭐PRIMICIA⭐ ·Santiamén· @santiamenbarcelona 🏙: Pl. Eivissa, 10. 📝💶: 4,95€ 🍟🥔: ¡Tres cocciones! Sí, se dan el currazo, y pasan la patata de la variedad Agria por tres etapas: vapor, pochado, y un ataque final en aceite a alta temperatura. El resultado son unos cubitos de talla casi S, sin piel y muy doraditos por fuera, con las aristas casi naranjas, como a mí me molan. 🌶🔥: Una excelente ajonesa, suave, con notas cítricas, aportadas por una chispa de limón y algo de vinagre dulce. La roja está para llevársela de viaje. De un tono granate profundo, se elabora a partir de una reducción de tomate de muchas horas. Su particularidad es que se utiliza puerro en lugar de cebolla para el sofrito. El sabor es muy intenso pero adictivo. Además, lleva chipotle como combustible, lo cual confiere a la mezcla un matiz ahumado que acaricia tu pituitaria. 🍻🍴: ¡Menudo garito se ha montado Santi Olivella! Este homenaje a su barrio natal va a revolucionar la concurrida Plaça d'Eivissa. Su oferta no tiene rival en la zona: una elegante y larguísima barra te recibe con coctelería de nivelazo, te conduce hasta el comedor, y acaba en una zona con butacas que alberga un guiño a su anterior y exitoso Cata 1.81. Como no podía ser de otra manera, la selección de vinos es extraordinaria, y el servicio (todo son copas Riedel) es acorde a tanta exigencia. Más que breve, concisa oferta de tapas, trufada de clásicos (bravas, ensaladilla, croquetas...) de ejecución impecable, pero con algunos regalos, como esa bomba de arroz negro o la 'truita vaga', que me dejaron asombrado. Estad atentos a mis historias, que irán saliendo pepinazos. Está, sobre todo, orientado a cenas pero los findes de vermut están siendo ya épicos en sus escasas tres semanas de vida. Gracias a @juanjo.ftchef por chivarme sus secretos braveros. #SantiamenBarcelona #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

martes, 18 de junio de 2019

Rufus

View this post on Instagram

·Rufus· @rufusrestaurante 🏙: C/ Rosselló, 172. 📝💶: 5,90€ 🍟🥔: Ya querrían muchos clientes de spa ser tratados como estas patatinas Primor (muchos las llaman baby). Se sumergen en aceite con un montón de hierbas aromáticas frescas: romero, tomillo, laurel y... evidentemente, ajo. Las cocinan en un horno al carbón, con lo cual se impregnan de todo ese aroma ahumado que chifla a todo el mundo. Ración francamente generosa. Si no la quieres compartir, vas a tener problemas para acabártela. 🌶🔥: Ese baño de allioli también incorpora aroma a carbón, porque los ajos son asados previamente en el mismo horno. Tiene una alta proporción de AOVE, por eso adquiere ese tono tan llamativo. Está para devorarlo a cucharones. La salsa roja tiene mucho curro, son más de ocho horas de reducción de tomate, con su sofrito de ajito y cebolla. El punto picante lo aporta una mezcla de rocoto y ají. 🍻🍴: Son un vicio. Cuando te llega ese volcán a la mesa, te cambia la cara y sabes que has acertado. Además, esta versión bravera es ideal para acompañar sus carnes. Recuerda que tienen horno de carbón y, encima, Luis es de origen gallego, con lo cual, no deberías dejar escapar uno de sus entrecots. ⭐¡OJO!⭐ Si dices que vas de mi parte: ¡birra gratis con las bravas!🍺 #RufusRestaurante #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

lunes, 17 de junio de 2019

Peccata pizza

View this post on Instagram

·Peccata pizza· @peccatapizza 🏙: C/ Mandri, 58. 📝💶: 4,50€ 🍟🥔: Buscan una corteza crujiente y lo consiguen, clara y netamente, con dos pasos: hirviendo previamente una patata de la variedad Agria y finalizando con una inmersión en un aceite iracundo. El corte es medio, no conserva la piel y su aspecto es clásico. Destacable ración, más que generosa. 🌶🔥: Muy buen allioli, de los que me molan, con el amarillo subidito, porque ha sido elaborado con AOVE y yema de huevo. La roja es muy original y pica (es de agradecer), nada grumosa, cremosa, fluida. Se parte de una reducción de tomate, y se le añade (entre otras cosas que no puedo desvelar) dos tipos de mostaza diferentes, pimienta y pimentón de la Vera. Tiene un tímido recuerdo a la mítica salsa Espinaler. 🍻🍴: ¿Quién me iba a decir que me iba a encontrar unas buenas papas aquí? Vine por la pizza (rica) y la pasta (muy bien), pero la sorpresa fueron estas bravas tan bien resueltas y que van a suponer más competencia a las decenas de locales con sobresalientes patatas por la calle Mandri. #PeccataPizza #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

domingo, 16 de junio de 2019

Cal trapella

View this post on Instagram

·Cal trapella· @caltrapella 🏙: C/ Francisco Giner, 22. 📝💶: 4,60€ 🍟🥔: Esa forma de crujir solo se consigue hirviendo previamente la patata de la variedad Monalisa, conservando su piel, cortándola en pedacitos de talla S y, para rematar, aplicando una violenta fritura justo antes del servicio. Los restallidos se reparten por tu boca como petazetas. 🌶🔥: La roja es un sofrito de tomate sin tamizar, con tropezones aposta, en el que predomina claramente el comino. Rústico sería el adjetivo ideal para este condimento. El allioli es de lo más original y adictivo que he probado últimamente. Está hecho con leche y aguacate, y provocará que pidas otra cucharada extra, porque nunca tienes suficiente. Lo que mola un montón son los toppings (ñora, perejil y cebolla crujiente), que no solamente hacen de decoración, si no que contribuyen a aumentar la sensación de placer al mezclarlo todo. 🍻🍴: El proyecto de unos amiguetes apasionados por la gastronomía y obsesionados con el producto de mercado. Van improvisando en función de lo que encuentren en la plaza, o sea, que el menú del día siempre es una sorpresa. Los que lo han descubierto, repiten, porque pese a la tremenda competencia de la zona, despuntan por su enorme relación calidad/precio. #CalTrapella #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

martes, 11 de junio de 2019

Bubó Bar

View this post on Instagram

·Bubó Bar· @bubobar 🏙: C/ Caputxes, 6. 📝💶: 5,50€ 🍟🥔: Dos tongadas de preparación para estas patatas Baby o Primor (esta variedad cada vez se ve más por el mundo bravero, la verdad). Primero se asan al horno, se reservan esperando comanda, y se llevan a fritura hasta que alcanzan un punto muy crujiente tras la inmersión en aceite from hell. Partidas por la mitad y con la piel a la vista parecen medias lunitas y da un poco de pena comérselas de lo monas que son. 🌶🔥: Las dos salsas no vienen encima de las patatas, te las traen en sendos biberones de colores. Yo, por norma, echo mejunje a muerte a las bravas, porque servirlas con la salsa aparte siempre me ha parecido de pusilánimes, o sea que yo os las presento como me molan a mí, ¿vale? La blanca es una ajonesa con una presencia del ajo crudo importante, muy para ajolovers. La roja es base tomate, bien sofrito y motorizada por el chipotle, ese combustible superversátil, tanto por su potencia, como por el aporte ahumado. 🍻🍴: La institución de la pastelería y bombonería del Born, Bubó, tiene este pequeño local de tapas 'saladas' a unos 10 metros. No llama la atención hasta que empiezas a probar sus tapas: pulpo, croquetas, un brutal surtido de quesos... peeero, lo que yo creo que lo peta absolutamente es su oferta para el desayuno o brunch. Ese huevo poché con aguacate, el chia pudding, los zumos recien hechos y... la bru-tal posibilidad de escoger cualquier cosa de la pastelería vecina (ojito a los croissants) y comértelo ahí bien agusto con las vistas a Santa Maria del Mar. Supera eso, colega. Se ha convertido en un codiciado refugio para mí en esta asfixiante zona ultra guiri. ⭐¡OJO!⭐ Si dices que vas de mi parte: ¡birra o vino gratis con las patatas! 🍺🍷 #BuboBar #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

lunes, 10 de junio de 2019

Bar del Pla

View this post on Instagram

·Bar del Pla· ☀️TOP 4☀️ @bardelpla 📝💶: 4€ 🍟🥔: Siguen siendo unos gajos gigantes, de curioso corte, mayor que una medialuna, entre L e, incluso, XL, pero ahora utilizan patata de la variedad Agria. Han dejado atrás a la deliciosa Monalisa, de mucho más marcado dulzor, pero con más problemas en la fritura. Lo que pasa ahora, es que crujen muuucho más. A mí me molaban más antes, pero a casi todos los que he consultado las prefieren así. ¿Irás tú a probar? 🌶🔥: Porno extremo con ese tsunami de allioli amarillento, muy rico en yema de huevo, denso, con recuerdos muy suaves a ajo (no va a incomodar a los 'ajo-haters') y altamente adictivo. La roja es un sofrito con su tomate bien reducido, muy poco picante, con algo de pimienta y pimentón. El toque final Nacho Vidal style lo pone un aceite con pimentones diseñado para que rezume por toda la tapa. 🍻🍴: Si fuesen algo más picantes, podrían escalar alguna posición en el Top. Además, el tapeo del local es fuera de serie, el servicio del vino estupendo, y sirven cañas perfectamente tiradas a la madrileña. Por lo tanto: está a reventar siempre. Reserva, o no cenas ni de coña. De esos sitios que recomiendas a gente de fuera que viene a Barcelona y nunca fallas. 💘😍: Las prefes de @bloghedonista, en mis historias destacadas "Favoritas de...". #BarDelPla #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

miércoles, 5 de junio de 2019

Bar Omar

View this post on Instagram

·Bar Omar· ☀️TOP 3☀️ 🔊SOUND ON🔊 @baromarbcn 🏙: C/ Amigó, 34. 📝💶: 5,50€ 🍟🥔: Omar cambia continuamente las reglas del juego. Ya hace un tiempo que se arriesgó a utilizar variedad Monalisa sin piel, con la dificultad que conlleva hacerla crujir. Me explicó el truco y, encima, me dejó que lo escribiera aquí: el secreto es poner las patatas en frío, justo después de pocharlas, el bajón de temperatura provoca que los bordes queden crocantes. Ese efecto se acentúa todavía más cuando se les da la fritura final, a alta temperatura. Pues bien, ahora, para seguir siendo el más original al oeste del Pecos, sirve unos bloques gigantes, de esos que hay que partir en dos o tres trozos. Y los dispone en el plato como si fuesen trozos de leña listos para entrar en la chimenea. Mirad el video completo. Quin crack. 🌶🔥: Esa grumosa salsa roja se compone de un sofrito de tomate pera, cebolla pochada 'mil horas', chile, y juguito de las cabezas de las gambas. Se pasa por pasapurés para obtener esa maravillosa textura tan atractiva a la vista. La amarilla es su famoso allioli de azafrán, que cuando se mezcla con la anterior, te transporta a un chiringuito de playa, con su paellita a la sombra de los pinos, y la brisa acariciando tu piel tostada por el sol. 🍻🍴: Otro hit es el nombre que le ha puesto a la tapa: 'la mar de bravas'. La perfecta fusión de los buques insignia de la gastronomía mediterránea: las bravas y la paella. Omar, de formación envidiable y curtido en locales de alta gastronomía, arriesga continuamente. No sólo abriendo su propio local, sinó con fórmulas ingeniosas que le copian en mil sitios (como su previa receta bravera: zorza + allioli, imitada en varios sitios). Ya me han chivado que, por Valencia, le han fusilado esta nueva y exitosa ecuación. No me extrañaría que se volviese a sacar otras bravas frikis de la manga en cualquier momento. Es un Top 3 indiscutible y, si sigue así, no me extrañaría verle más en arriba en ese podio. #BarOmar #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

martes, 4 de junio de 2019

El Martinet

View this post on Instagram

·El Martinet· @elmartinetbcn 🏙: C/ Gran Via, 552. 📝💶: 4,80€ 🍟🥔: Esto solo lo había visto en un sitio antes: asar la patata de la variedad Monalisa en un lecho de sal. En este caso, las mantienen 25 minutos por cada banda. Quedan super chulas y con la piel medio desprendida por la deshidratación. Después de dejarlas reposar un buen rato, se cortan en medias medialunas de talla prácticamente S, y se preparan para la fritura a alta temperatura cuando llega la comanda. Espectaculares. 🌶🔥: ¡Tres salsas! Como me mola cuando le meten más de dos mezclas a las bravas. Empiezan con un tomate totalmente casero, partiendo desde fresco hasta una reducción extrema, con su ajito, pimentón... y chipotle como madre de los dragones. Después se añade un generoso manto de allioli, suave pero intenso, que deja asomar las puntas de las papas enrojecidas por la anterior salsa. El conjunto se corona con un aceite de oliva infusionado con pimentón de la Vera ahumado. 🍻🍴: Este sitio es un todoterreno. Lo mismo te ponen un menú del día super competitivo, como una cena flipante (me dieron a probar el cebiche de salmón con... ¡mango! Y casi lloro). Pero su fuerte es el estilo de tapa tradicional, como las mismas bravas o unas croquetas que les quitan de las manos. Y no me extraña, porque las de puerro me dejaron en trance durante casi un minuto. #ElMartinetBCN #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

domingo, 2 de junio de 2019

Bardot

View this post on Instagram

·Bardot· @bardotbarcelona 🏙: C/ Enric Granados, 147. 📝💶: 5,80€ 🍟🥔: Asisto absorto a la preparación de las patatas pero, pese a que presto toda la atención posible, incluso hoy me sigo preguntando como llegarán a esa textura tan crujiente. Vale, que dejan la piel y tal, pero eso no explica como son tan rematadamente crocantes. Un aplauso. 🌶🔥: La salsa roja es de esas que tienen taaanto trabajo que, mientras me lo iban contando, se me quedaba cara de monguer. Reducen tomate durante horas, ahúman chile thai, añaden pasta de ñora y el combustible es chile thai sin ahumar. Muy bestia. El allioli está delicioso, tiene una densidad elevada y se esparce de maravilla con la temperatura de las papas. Se elabora con ajos confitados (el aroma es único), huevo y aceite de girasol. La faena se remata 'manchando' el allioli con un poco de aceite de la propia salsa de tomate. 🍻🍴: El crack de @pedrosalillas ha venido aquí a petarlo fuerte. No está para chorradas. Me enseña los entresijos de su envidiable cocina, con vista a dos bandas, embebida en ese curioso salón en forma de U. Me da a probar unas estratosféricas croquetas de jamón, una tortilla de botifarra del perol, gamba y guanciale. Aparte, me sirve un plato a base de gambas que aún no puedo desvelar. Todo hits. Por si fuera poco, tienen una bodega envidiable, trufada de perlas a muy buen precio (especialmente en la gama media/alta) y su terraza, en plena zona peatonal, está cotizadísima. ⭐¡OJO!⭐ Si dices que vas de mi parte: ¡copa de vino, o birra gratis con las bravas!🍺🍷 #BardotBarcelona #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on