domingo, 28 de julio de 2019

König

View this post on Instagram

·König· @konigrestaurantbar 🏙: Varias localizaciones. 📝💶: 3,50€ 🍟🥔: Te llegan a la mesa así enanas, feíllas, con algunas aristas requemadas y marronosas, y crees que te la han metido doblada. Pues no. Estas Monalisas, seleccionadas por su especial dulzor, son la gallina de los huevos de oro. Es darles un primer mordisco y notar que esa textura no se consigue de casualidad. Para llegar hasta ahí, se ejecuta una primera cocción con calor moderado, y se remata con fritura a alta temperatura. Durante este proceso, la propia manipulación de la patata ya cortada, provoca que los vértices de los poliedros se erosionen, dando lugar a estas puntillas que se oscurecerán en el último paso por aceite. Unas de las patatas fritas más famosas de Catalunya. 🌶🔥: Esta mezcla de tonalidad crema, virando hacia el rosa, y completamente pecosa, es la que cualquier gironí tienen en la cabeza cuando piensa en una salsa brava. La influencia de esta creación es tan bestia que se conocen por todo el Principado. La base es muy simple, mayonesa (industrial) y ajo (diría seco, en polvo o granulado). El resto es un torrente de especias, predomina la pimienta negra, que da mucha intensidad al conjunto, pimentón y guindilla. Aparecen matices cítricos que podrían provenir de la naranja, pero que quedan enmascarados por la intensidad del ácido que conserva la matriz procesada. 🍻🍴: Son un icono más de mi gironina adolescencia, como Madonna o Green Day. Las he visto crecer pero... ya no son lo mismo... Una lástima, porque la esencia de aquel primer local, cutre y pionero en la elaboración de frankfurts y sandwiches, ya ni se huele. En plena expansión, y haciendo planes para la colonización de Marte, la superempresa sigue con su política de precios ajustados, que atrae a público de todas las edades, pero cala profundamente entre una juventud con una economía castigadísima por la globalización, i que no puede acceder a propuestas de mayor nivel gastronómico. El mercado global ya ha eliminado fronteras y, ahora, pretende apoderarse del sistema solar. Abrid los ojos; cuando Matt Damon fue a plantar patatas a Marte, no lo envió la NASA. Fue el König. #KonigRestaurantBar #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

sábado, 27 de julio de 2019

Aropia

View this post on Instagram

⭐EXCLUSIVA⭐ ·Aropia e piu· @aropia_ 🏙: C/ St. Antoni M. Claret, 244. 📝💶: 4€ 🍟🥔: Divinos estos grandes gajos de patata de la variedad Monalisa, que se pochan un ratito hasta dejarlos bien tiernos. Reposan, se sazonan con una mezcla de especias secretas, se pasan por frío intenso y se esperan a que llegue la comanda del hambriento cliente. 🌶🔥: Más que original este allioli o, mejor dicho, mayonesa con ajito, que tiene la particularidad de estar ligeramente aromatizada con un punto de mostaza y una especia poco usada en este tipo de salsas, el estragón. El resultado es fantástico y aparecen incluso notas cítricas muy agradables. Para la salsa roja, el ingrediente fundamental es el amor y, aparte, el tiempo (unas 4 horas de preparación). Eso es lo que necesita el tomate y su sofrito para quedarse bien reducido y sabroso. Y luego, viene el tema picante, que aporta el chipotle, la pimienta y el rocoto. Lleva también un remate con hierbas provenzales, que se agradece mucho al final de la fiesta. 🍻🍴: Espectacular aterrizaje en Barcelona el de esta familia venezolana con amplia experiencia en la hostelería. Los locales de su país han sido siempre un éxito, pero no solo por la calidad de sus productos, si no por el acierto en un interiorismo delicado, acogedor, que han replicado en este establecimiento de nuestra ciudad. Aquí te recibe de buenas a primeras una zona de sillones, con toneladas de luz, que iluminan una barra dominada por la exposición de su irresistible repostería. Al fondo, unas pocas mesas para degustar la infinidad de especialidades que fusionan nuestra gastronomía con la de su nación de origen. 'Aropia' es una contracción de 'aroma e piacere', que es exactamente lo que se experimenta al morder uno de los pasteles con los que nos deleita Andrea. Creaciones totalmente artesanas que te van a provocar adicción (el pastel de maracuyá debería estar censurado por pornográfico). #Aropia #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

miércoles, 24 de julio de 2019

Winchester

View this post on Instagram

⭐PRIMICIA⭐ ·Winchester· @winchesterbarcelona 🏙: Pg. Sant Joan, 62. 📝💶: 4,90€ 🍟🥔: El trato hacia estas Monalisas no lo recibes tú ni pagando cuota VIP en el balneario de Panticosa. Las seleccionan, las limpian con delicadeza, pulen sus defectos y las cortan con mimo. Se pochan un ratito, se dejan enfriar y se abaten con frío intenso. Al llegar la comanda, se da una fritura de 2 minutos a máxima temperatura y se quedan listas para hacer resbalar salsa por encima de su piel, cual morenaza cobriza cubriéndose de crema solar en la playa. 🌶🔥: La salsa blanca es una mayonesa con ajo, de alta intensidad, pero que se ve contrarrestada por una suave cremosidad. La compañera roja es una salsa brava comercial, con una base de tomate y bastante picante. No está mal, pero vamos, que se nota que no es casera. El conjunto se acaba con un chorritín de aceite de pimentón de la Vera, que mancha pornográficamente el allioli. El granizo final de orégano es anecdótico pero queda towapo como decoración. 🍻🍴: Hace dos telediarios que han abierto, pero con esa terraza en el cada vez más cotizado Passeig Sant Joan, se les ha llenado el garito desde el minuto cero. No buscan muchas complicaciones en su carta: tapas, torradas... y llama la atención su 'tap station' de @sanmiguel_es, en la que puedes probar cervezas inspiradas en ciudades del mundo, con un complejo sistema electrónico de dosificación de las mezclas de birra. Tienen una estrecha relación con el mundo del cine y, en cuanto abráis su carta, entenderéis de qué os estoy hablando. #WinchesterBCN #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

martes, 23 de julio de 2019

Tictaste

View this post on Instagram

⭐EXCLUSIVA⭐ ·TicTaste· @tic_taste 🏙: C/ Balmes, 165. 📝💶: 3,75€ 🍟🥔: Pedacitos de boniato horneados lentamente y con sutileza, con la estupenda compañía del tomillo, que aporta un conspicuo aroma al conjunto. Se dejan enfriar y se separan. Cuando vas a por la bandejita a la nevera, y la entregas en la barra, meten los tubérculos en el horno de nuevo, pero a alta temperatura y un corto espacio de tiempo, para buscar que las aristas de los tetraedros y cubos queden duritos, y crujan. 🌶🔥: Las salsas vienen envasadas, pero yo las he echado por encima del boniatamen para realzar el efecto porno, que es lo que más lo peta. La roja es un tomate natural que se deja reducir con un poco de ajo, cebolla, albahaca y laurel. Pica un poquito. La mezcla de color crema es la salsa 'Tictaste', y está basada en pipas de girasol, lino, levadura y un montón de especias. Mola porque es grumosa y suave a la vez. 🍻🍴: ¡Lo healthy está bueno! ¡Qué heavy! Jejeje... es que, claro, no se puede evitar generalizar... y cuando te lo sugieren, piensas: ¿unas bravas saludables? Eemmm... no, no, aquí algo no cuadra... pues bueno, parece que sí cuadra. Y es que todo está elaborado con la misma filosofía: disfrutar de una comida saludable en un entorno confortable, pero que te permita ir a la idea, incluso trabajar en el mismo espacio, que está equipado con enchufes por todas partes. Todo lo que hay en TicTaste es de origen vegetal salvo un par de excepciones, y las opciones sin gluten y/o sin lactosa son múltiples, como es el caso de estas bravas. Pese a que veáis mucho producto envasado, el 90% del packaging proviene de producto reciclado, y los polímeros (PLA, procedente de almidón de maíz) utilizados son respetuosos con el medio ambiente. Son muy exigentes en ese sentido y de los más punteros que he visto en la ciudad. Organizan eventos de todo tipo (yoga, presentaciones...) consultad su perfil en redes. #TicTaste #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

lunes, 22 de julio de 2019

Patapam!

View this post on Instagram

·Patapam!· @patapam_tapas 🏙: C/ Reina Cristina, 10. 📝💶: 4,50€ 🍟🥔: Un corte de una talla M tirando a grande, que deja la piel hasta el último momento. Patata de la variedad Agria casera, que se pocha unos minutos a fuego moderado, se separa, se abate con frío polar y se reserva hasta comanda. Es en ese momento en el que se ataca con aceite más que rabioso para lograr una corteza potente. 🌶🔥: Un magnífico allioli de ajo negro diseñado para llamar la atención, pero que sale victorioso también en el terreno del sabor. Conjuga perfectamente los toques acaramelados con la fuerza del ajo crudo. Solo por esta primera salsa ya valdría probarlas. Su roja compañera no se queda corta, y salta a la vista que es totalmente casera, partiendo de tomate natural reducido durante horas con su cebollita, ajo, pimentón, pimienta... pero amenizado con el toque del chipotle, que te pincha la lengua y la garganta lo justo para no incordiar. Te queda un matiz dulzón que aporta una chispa de zumo de naranja. 🍻🍴: Me hizo cambiar en pocos minutos mi preconcebida opinión de garito para guiris. Evidentemente, es imposible escapar a esa etiqueta en una zona a 100 metros del mar, pero cuando ves las tapas, los precios (a ver, que no es regalado, pero vamos, pasa por Joan Borbó y fliparás) y las ganas que le pone el servicio, comprendes que van también a por el cliente local. De hecho, fuera de temporada, tendrán que vivir de él, porque el sitio es inmenso y hay que llenarlo... Aparte de las bravas, por favor, no dejéis de pedir la bomba trufada de ceps, que me dejó con el culo torcido. Y, aunque no os apetezca acabar con algo dulce, pedid la carta de postres, en serio, ¡hay sorpresa! Organizan saraos de todo tipo: presentaciones de libros, actuaciones musicales... consultad su perfil. #PatapamTapas #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

domingo, 21 de julio de 2019

Sucursal aceitera

View this post on Instagram

·Sucursal Aceitera· @sucursalaceitera 🏙: C/ Comte Borrell, 36. 💘😍: Las prefes de @dracookinghealthy, en mis historias destacadas "Favoritas de...". 📝💶: 5,50€ ⭐FUERA DE CARTA. Preguntad por ellas, porque no las tienen siempre. 🍟🥔: ¡Unas 'hasselback' en formato bravas! Anda que no he tardado en ver algo así en Barcelona. Que sí, que hay montones de recetas en la red, videos, lo que queráis... pero en un restaurante, todavía no me las había encontrado. Como tantas veces habéis leído por aquí, se ejecutan en dos tongadas, pero curiosamente, esta vez, las dos cocciones se producen al horno (uno mixto), o sea que nos ahorramos meter algo de fritanga en nuestros michelines destrozaplayas. 🌶🔥: Más que sobresaliente allioli que elaboran con aceite de oliva (por favor, ¡que estamos en la Sucursal Aceitera!) y ajo confitado. Le dan un toque de pimienta negra molida, que le va de perlas, y añaden una pizca de ajo crudo para que notes poderío. Este aceite rojizo y especiado es quizá el más parecido al de la catedral de Sarrià que me haya encontrado en todos estos años. Evidentemente, no han soltado prenda de su fórmula, solo les pude sonsacar que lleva varios pimentones, pimienta y ajo. Bestial infusionado. Para bebérselo a chorro. 🍻🍴: Me dieron en su momento la exclusiva y al volverlas a probar, el platillo sigue a nivel alto. Su anterior versión era ya estupenda, porque hay pocos alliolis así en la ciudad, pero ahora, con ese aceitito mágico, se salen. Por si fuera poco, las láminas características que se dibujan en el lomo de esta elaboración patatil, les quedan absolutamente crujientes, y sin necesidad de fritura, con lo cual estamos ante un triple win, o win al cubo. La Doctora más popular del mudillo healthy la ha vuelto a clavar. #SucursalAceitera #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

viernes, 19 de julio de 2019

El tap

View this post on Instagram

·El tap· ☀️NUEVO TOP 9☀️ @eltapbcn tiene TODO el TOP10 completo en su perfil. Y REGALOS para lxs más espabiladxs 🏃🏻‍♂️ 🏙 C/ Constança, 8. 📝💶: 3,30 / 5,50€ 🔊Video EN EXCLUSIVA para @bravasbarcelona 🍟🥔: ¡Ojo! Todo con AOVE. Sí, sí... TODO. Alucinante. Corte en medias 'medialunas' de talla más S que M, pochado y, luego, fritura a alta temperatura. Por si fuera poco, el distribuidor de las patatas es un romántico que no tiene teléfono (ni fijo, ni móvil, en serio...) y les suministra unas Monalisas únicas, sensacionales. Hay que felicitar a Marc por no querer utilizar ningún otro tipo de aceite. 🌶🔥: Tres salsas como tres soles: 1. A primera vista parece un romesco, pero lleva un fondo de salsa barbacoa, hecha con cerveza negra, ketchup, sirope de ágave, tomate y grandes trozos de almendra. El picante lo pone un poco de chili y pimienta, los aromas más chulos son de canela. 2. La marroncita es un allioli de aceite de oliva con leche, una chispa de salsa de soja y ajos crudos sin el centro (para que no repitan tanto). De mis favoritas. 3. Infusionado de pimentón de la Vera. Brutal con el punto ahumado. La fusión de las tres es fascinante, además, añaden unas hojas de orégano por encima en plan topping, que hacen que parezca que todo el monte sea ídem. 🍻🍴: Pasando de las modas de las breweries (qué cansinos algunos con la birra artesana, por Dios...) que han proliferado cual mosquitos tigre por todas las aglomeraciones urbanas de nuestra geografía, unos veteranos de la gastronomía, y amantes de la cerveza, montaron este negocio ya hace unos añitos, y les va de perlas. Está siempre a tope, ya sea por su preciado menú de mediodía, para un afterwork, o cenas con colegas. #ElTapBCN #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

martes, 16 de julio de 2019

Casa Àngela

View this post on Instagram

⭐NUEVO TOP 10⭐ ·Casa Ángela· @casaangelabcn 🏙: Pl. Sagrada Família, 15. 📝💶: 5,90€ 🍟🥔: Es sabido que frente a los templos, se obran milagros. Seis veces le tuve que preguntar al cocinero si solamente tenían dos frituras, e incluso me juró de rodillas que sí. Están tan crujientes que parece que hayan hecho tres o cuatro procesos previos para llegar hasta ahí. Es que... ¡son Monalisas! ¿Cómo demonios pueden crujir tanto? Sentenció: -"Pochando bien y friendo bien". Pues bueno, pues será eso... (quin 'fenòmenu', tu!). Para exclamar '¡Santo subito!' aunque seas agnóstico, ateo o davidiano. 🌶🔥: Una fórmula extremadamente simple, pero que, ni intentándolo me sale así: ajonesa de leche o lactioli de un blanco cremoso, a base de ajos descorazonados y aceite de girasol. Pim-pam. Esta mezcla picante es más compleja y lleva aceite de oliva suave, tomate Mutti, una picada de almendras, sofrito de cebolla, pimentón de la Vera, chipotle y pimienta (¿es un pseudo romesco 'latino'?). Se agrega una tercera 'salsa', que sencillamente es una maceración en aceite de varias especias. El conjunto es tan imponente como la Sagrada Familia. 🍻🍴: Abierto a modo de cruzada contra las omnipresentes 'tourist traps' de la zona, que han dejado a los negocios de toda la vida sin clientela local, y que huye despavorida hacia otros barrios para encontrar cocina honesta a precios razonables. Sus armas son esos arroces que se curran, tapas más que correctas, y una cosa que me llegó al alma, esa barra años 1960-70, conservada intacta y que evoca a tiempos pretéritos de forma totalmente premeditada. Por si fuera poco, tienes terraza con una de las mejores vistas de la ciudad. Tripe o cuádruple combo, colega. No son baratas, pero tienen que pagar el local. ¿O prefieres otra franquicia cutre? Yo, no. #CasaAngela #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

lunes, 15 de julio de 2019

La platillería

View this post on Instagram

·La platilleria· @laplatilleria 🏙: C/ Roser, 82. 📝💶: 3,95€ 🍟🥔: Mola que las chasquen para que adopten esas formas tan irregulares, de una talla M, pero quizá tirando a algo más pequeña. Dos frituras, una más lenta y moderada, seguida de la agresiva, para crear corteza y despuntar el efecto crujiente. Ración adecuada para el precio. 🌶🔥: Allioli o mayonesa de ajo escalibado (para suavizar el tema) y crudo. Subidito de sal, pero bien ejecutado, y rico en yema de huevo. La roja es un sofrito con cebolla y tomate reducidos durante un buen rato, con una buena presencia de ñora, pimentón de la Vera picante, pimienta y una dosis de chipotle para las risas. Muy bien. Se corona todo con habanero encurtido porque, si fuera crudo, habría que tirarse a la Font del gat. 🍻🍴: Me parece un sitio ideal para los que quieren vermutear, tapear o cenar más alejados de la zona bulliciosa de Poble sec (calle Blai y aledaños). Todo el mundo se pide estas bravas y son un éxito desde que abrieron. Las tengo en el top del barrio hace mucho. La esquina que ocupa tiene encanto. #LaPlatilleria #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

sábado, 13 de julio de 2019

Bar Tomàs de Sarrià

View this post on Instagram

¡SE QUEDA! ☀️TOP 0☀ @bartomasdesarria ·Bar Tomás· 🏙: C/ Major de Sarrià, 49. 📝💶: 2,60€ Amadas y odiadas a partes iguales. Catedralicias, dicen algunos, mientras otros sostienen que están más que sobrevaloradas. Personalmente, me parecen bestiales, pero tienen un problemón: son muy irregulares. Me explico: si no tienen el día (van de culo o, al revés, cuando no tienen mucho trabajo), te las pueden servir horriblemente fritas o, incluso, crudas. Si te has dado la paliza de ir a Sarrià adrede, y les pillas en un mal día... ¡argh! Ostentaron muuchos años el Top 1, pero mejor un honorífico Top 0. Un puesto hecho a medida para que observen, desde su privilegiada atalaya, la actual batalla silenciosa que se está librando en Barcelona por conseguir las mejores bravas. 🍟🥔: No son 'french fries' ni 'pont neuf', sino todo lo contrario. Feas, pero da igual. Llevo años dudando entre si son Kennebec o Red pontiac, quizá usen las dos, dependiendo de la época óptima. Si aplican 2 frituras bien hechas, su consistencia es casi mística. 🌶🔥: La fórmula salsera que cambió la historia de las bravas en media península, y dividió al universo entre sus partidarios y detractores: Allioli + aceite picante. Un allioli tan potente que repite durante horas pero, aunque sabes que vas a eructar ajo tres lustros, no puedes dejar de comerlo. Casi tan adictivo como su aceitón, con unas especias secretas que se cultivan en una cámara acorazada del Pentágono protegida por un ejército de unicornios satánicos y de Carabanchel. 🍻🍴: Historia viva de la ciudad, monumento que empequeñece a la Sagrada Familia, referencia de generaciones que han transmitido sus conocimientos a través de ADN modificado por efluvios de ajo concentrado. Oasis de cutrez en barrio pijo, trajes de 3000€ manchados de aceite y rescatados con 'Cebralín', alemanes en 'chancletín' escaldados por el sol y las patatas candentes. El Tomás es el garante de la paz mundial bravera, pero en vez de casco azul, viste chaleco marino. #BarTomas #Sarria #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

jueves, 11 de julio de 2019

Abirradero

View this post on Instagram

·Abirradero· #bravaneando con @veganeando 🏙: C/ Vila i Vilà, 77. 📝💶: 5€ 🍟🥔: ¡Crujen! ¡Sí, crujen! Con lo que cuesta que la Monalisa haga crunch-crunch y aquí se lo curran nivel Dios. ¡Menudas dos frituras que reciben! Eso es para que salga su foto en Wikipedia. Y, encima, no conservan la piel para que chisporroteen más, no, no, sin cutícula... ¡Hala! Tremendas. 🌶🔥: ¡Por fin! Un sitio en el que no tengo que pedir extra de salsas. Mira que las he probado veces y su mezcla roja me sigue sorprendiendo: una base de pseudoromesco, es decir, picada de almendra y avellana tostada, ñora, pimentón y un poquiiito de tomate Mutti. La personalidad se la da el maravilloso pimiento dulce asado al horno y un poco de guindilla como carburante. Este alud de blanco alpino es una sojanesa, veganesa, mayioli... vamos, que es una emulsión de 'leche' de soja con ajo y aceite. Es el acompañamiento perfecto de la anterior. El combo es de locos. Yo no me las perdería por nada del mundo. 🍻🍴: Centenares de personas, no solamente yo, hemos aprendido aquí lo que es la cerveza artesanal de verdad. Dani y Nereo son unos masters de la fermentación e imparten cursos continuamente. Ya sea en su fábrica (a 20 metros de la cervecería) o por todo el país. El disfrute con sus 42 tiradores es máximo y, encima, se curran estas bravas, ahora totalmente veganas, que entrarán en el próximo Top 50. Atentos, que esta peña va muy en serio. #Abirradero #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

miércoles, 10 de julio de 2019

Calabrasa

View this post on Instagram

⏱🏃🏻‍♂️Contrarreloj Bravera ·Calabrasa· @calabrasa.bcn 🏙: Pg. del Born, 27. 📝💶: 4,50€ 🍟🥔: En otra vida, quiero ser esta patata Monalisa. Se pone tierna al caliu, en un horno con carbón que, aparte de dejarla perfectamente asada, la aromatiza de tal forma, que sale más radiente que Ana Obregón en su posado veraniego. Tras el reposo del guerrero, se corta en cachos de talla M, conservando la piel, y se transfiere a una freidora rabiosa mientras se masajea la pulpa para que quede porosa. El resultado tras el baño es el esperado, unos bordecitos anaranjados, con mil recovecos, que dejan unas piezas ultracrujientes y casi eróticas. 🌶🔥: ¡Atención, notición! ¡Me han sorprendido con un allioli! Yesss... y es que lo elaboran con un aceite de oliva que se tira un buen rato en el horno. ¿Y qué sucede? Pues que toda la emulsión sabe a brasa. Flipante. Hay que probarla. Para ya acabarme de conquistar, acompañan la deliciosa salsa blanca con una salsa brava de verdad. ¿De verdad? Sí, una salsa brava madrileña de verdad: sin tomate. Se hace a la vieja usanza, con una base de caldo de pollo, guindilla, pimentón, y ligada con un poco de harina. El resultado: fantástico. 🍻🍴: El objetivo de este sitio es reproducir la misma cocina que vas a buscar los findes cuando sales de la ciudad. Brasa de nivel (el horno que tienen es una pasada) con el chuletón como estrella, pero platos tradicionales mucho más asequibles (botifarres, brochetas...) sin dejar de lado a las tapas más clásicas: estas magníficas bravas, croquetas, calamares... Pese a ser una zona totalmente guiri, lo recomiendo mucho, porque quieren huir de esa etiqueta de 'tourist trap' que los 'locals' colgamos de todos los negocios del Passeig del Born. En invierno van a atacar también al mundo del calçot, o sea que me van a tener ahí haciendo cola. ¿Calçotades a 1 minuto del Mercat del Born? Yeah, I'm in! #Calabrasa #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on