domingo, 28 de julio de 2019

König

View this post on Instagram

·König· @konigrestaurantbar 🏙: Varias localizaciones. 📝💶: 3,50€ 🍟🥔: Te llegan a la mesa así enanas, feíllas, con algunas aristas requemadas y marronosas, y crees que te la han metido doblada. Pues no. Estas Monalisas, seleccionadas por su especial dulzor, son la gallina de los huevos de oro. Es darles un primer mordisco y notar que esa textura no se consigue de casualidad. Para llegar hasta ahí, se ejecuta una primera cocción con calor moderado, y se remata con fritura a alta temperatura. Durante este proceso, la propia manipulación de la patata ya cortada, provoca que los vértices de los poliedros se erosionen, dando lugar a estas puntillas que se oscurecerán en el último paso por aceite. Unas de las patatas fritas más famosas de Catalunya. 🌶🔥: Esta mezcla de tonalidad crema, virando hacia el rosa, y completamente pecosa, es la que cualquier gironí tienen en la cabeza cuando piensa en una salsa brava. La influencia de esta creación es tan bestia que se conocen por todo el Principado. La base es muy simple, mayonesa (industrial) y ajo (diría seco, en polvo o granulado). El resto es un torrente de especias, predomina la pimienta negra, que da mucha intensidad al conjunto, pimentón y guindilla. Aparecen matices cítricos que podrían provenir de la naranja, pero que quedan enmascarados por la intensidad del ácido que conserva la matriz procesada. 🍻🍴: Son un icono más de mi gironina adolescencia, como Madonna o Green Day. Las he visto crecer pero... ya no son lo mismo... Una lástima, porque la esencia de aquel primer local, cutre y pionero en la elaboración de frankfurts y sandwiches, ya ni se huele. En plena expansión, y haciendo planes para la colonización de Marte, la superempresa sigue con su política de precios ajustados, que atrae a público de todas las edades, pero cala profundamente entre una juventud con una economía castigadísima por la globalización, i que no puede acceder a propuestas de mayor nivel gastronómico. El mercado global ya ha eliminado fronteras y, ahora, pretende apoderarse del sistema solar. Abrid los ojos; cuando Matt Damon fue a plantar patatas a Marte, no lo envió la NASA. Fue el König. #KonigRestaurantBar #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Salut i braves!