lunes, 22 de julio de 2019

Patapam!

View this post on Instagram

·Patapam!· @patapam_tapas 🏙: C/ Reina Cristina, 10. 📝💶: 4,50€ 🍟🥔: Un corte de una talla M tirando a grande, que deja la piel hasta el último momento. Patata de la variedad Agria casera, que se pocha unos minutos a fuego moderado, se separa, se abate con frío polar y se reserva hasta comanda. Es en ese momento en el que se ataca con aceite más que rabioso para lograr una corteza potente. 🌶🔥: Un magnífico allioli de ajo negro diseñado para llamar la atención, pero que sale victorioso también en el terreno del sabor. Conjuga perfectamente los toques acaramelados con la fuerza del ajo crudo. Solo por esta primera salsa ya valdría probarlas. Su roja compañera no se queda corta, y salta a la vista que es totalmente casera, partiendo de tomate natural reducido durante horas con su cebollita, ajo, pimentón, pimienta... pero amenizado con el toque del chipotle, que te pincha la lengua y la garganta lo justo para no incordiar. Te queda un matiz dulzón que aporta una chispa de zumo de naranja. 🍻🍴: Me hizo cambiar en pocos minutos mi preconcebida opinión de garito para guiris. Evidentemente, es imposible escapar a esa etiqueta en una zona a 100 metros del mar, pero cuando ves las tapas, los precios (a ver, que no es regalado, pero vamos, pasa por Joan Borbó y fliparás) y las ganas que le pone el servicio, comprendes que van también a por el cliente local. De hecho, fuera de temporada, tendrán que vivir de él, porque el sitio es inmenso y hay que llenarlo... Aparte de las bravas, por favor, no dejéis de pedir la bomba trufada de ceps, que me dejó con el culo torcido. Y, aunque no os apetezca acabar con algo dulce, pedid la carta de postres, en serio, ¡hay sorpresa! Organizan saraos de todo tipo: presentaciones de libros, actuaciones musicales... consultad su perfil. #PatapamTapas #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Salut i braves!