miércoles, 9 de octubre de 2019

Sanabria montaditos

View this post on Instagram

⭐EXCLUSIVA⭐ "Bravas Diablo" ·Sanabria· @sanabriamontaditos 🏙: C/ Lorena, 18. 📝💶: 4,75€ 🍟🥔: Estupendo el tratamiento que recibe aquí esta Monalisa. Son dos tongadas, como debe ser, es decir, un primer pochado a baja temperatura, un espacio de tiempo en barbecho, y un ataque final con aceite bien cabreado. Se forma una capa externa a modo de barrera crujiente y transmisora inmediata de placer a tus agotadas neuronas. 🌶🔥: Se tiñen de naranja brillante con una salsa de fórmula totalmente secreta y que les suministra un amigo de la familia que la elabora en el Maresme (me chivó que la base es allioli, pimentón y ñora). Ojo que pica. Se culmina la obra con abundante pegote de inmaculado allioli de esos potentes, sin disimulos ni tratamientos para rebajar el ajo. La mezcla de las dos realza el conjunto, rebajando la potencia de la anaranjada y amansando a su vez el ajo. Pero cuidado, que se apodan Diablo por algo. 🍻🍴: Una institución en Nou Barris, a dos pasos del parque, de la biblioteca... en una tranquila zona en la que conviven con otros locales de tapeo. El Sanabria es inmenso y permite albergar espectáculos de pequeño formato, como monólogos y recitales, que congregan todavía a más gente que con las concurridas retransmisiones deportivas. Familiar y con tapas de lo más variado, ha tendido hacia los montaditos, pero yo os recomiendo mucho más sus tapas. Los chipirones o estas bravazas son una muestra, pero su burger con el queso por fuera os va a volver locos. Echad un vistazo a mis 'stories' y flipad un rato, anda. #Sanabriamontaditos #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

lunes, 7 de octubre de 2019

Tres torres

View this post on Instagram

·Tres torres· @trestorresatiram 🏙: C/ Calatrava, 32. 📝💶: 3,50€ 🍟🥔: Pónganse todos de pie ante esta obra de arte digna de estar en el MNAC. Patata platillo (o sea, como unas Monalisas enanas, o también llamadas 'baby') a la que se aplica un hervor con: sal, pimienta en grano, en polvo, comino, bayas de enebro, clavo, ajo y laurel. Después de este sabroso tratamiento que tanto enriquece, se separan, se dejan reposar, y se espera al pedido del cliente. En ese momento, se fríen a alta temperatura hasta que la piel se separa ligeramente de la pulpa, y se crea esa cámara de aire que tanto hace crujir al tubérculo. Para acabar de rematar esta creación, al salir de la freidora se bañan en una mezcla de pimentones. Esta receta es para apuntarla como anexo en la piedra de Rosetta. 🌶🔥: Las salsas tienen que ser dignas de acompañar a semejante curro en la patata y, sí, lo son. Y sobradamente. La roja es tomate natural reducido, con su sofrito de cebolla, ajito, cayena, pimentones, jalapeños y... ¡tachááán! ¡Recortes de ibéricos! Y si quieres seguir flipando, mira la salsa blanca: lactioli de aceite de oliva (mezcla de 1º y 0,4º), ajo crudo, piparra, y jugo de piparra encurtida. ¿Cómo te has quedado? Está para ponerle un ático en Pedralbes. 🍻🍴: Sus fingers de pollo lo petaron en mis 'stories' de forma masiva, y no me extraña, son unos monstruos bestiales a precio de risa. Pero es que, claro, mirad lo que cuestan estas bravas, y pensad en el trabajazo que tienen detrás. Es la risa. Deben ser de las tapas con mejor relación calidad/precio que conozco. Que sí, que vale, que no está en el centro, pero bueno, con esa mini terracita que tiene en un lateral, con la tranquilidad que transmite, y con ese tapeo tan asequible, yo no me lo pensaba dos veces... #TresTorresAtiram #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

sábado, 5 de octubre de 2019

Equilibri

View this post on Instagram

·Equilibri BCN· @equilibribcn 🏙: C/ Sardenya, 404. 📝💶: 5,90€ 💘😍: Las prefes de @cooltourtheblog, en mis historias destacadas "Favoritas de...". 🍟🥔: Esto es ya lo nunca visto. Mirad 1000 veces el video porque no vais a encontrar unas iguales. Crean unas papas arrugás hundiendo en una tonelada de sal a unas pobrecitas Primor (o baby). Las extraen como si fueran una lubina a la sal, las trocean, y finalmente, se pasan por la freidora para obtener la ansiada corteza crocante. Una auténtica virguería y... ¡ración generosa! 🌶🔥: Este cremoso manto de tono pastel es un suave allioli de ajos asados, que parece acariciar la fila de patatas cual pianista sobre un Steinway. El chef, de raíces peruanas, deja su huella en la salsa roja: un sofrito que se pasa reduciendo más de seis horas, al cual añade rocoto para que arda la locomotora. La mezcla de las dos salsas da nombre al local. La más potente se ve compensada por la más ligera, llegando al buscado equilibrio. 🍻🍴: Platos y tapas de toda la vida elaboradas con humildad pero que, llaman la atención por el esmero y trabajo que llevan detrás. Hasta unos simples calamares andaluza o un solomillo tienen truco. Es curioso intentar adivinar cual es el secreto que esconde cada creación, porque a veces no es tan evidente. Un lugar que me sorprendió muy gratamente en una zona entre dos aguas: Gràcia i Sagrada Família. #EquilibriBCN #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on