domingo, 19 de mayo de 2019

Abrassame

View this post on Instagram

·Abrassame· @restauranteabrassame 🏙: C.C: Arenas de Barcelona. 📝💶: 6,95€ 🍟🥔: Más que generosa ración de patata Monalisa, la que más dulzor y cremosidad aporta a unas buenas bravas. En esta cocina las cuecen al vapor, las reservan, y las rematan con una inmersión en aceite iracundo. El desenlace es el esperado cuando conservas la cutícula: crepitantes. Yo les recomendaría hacer medias raciones, porque su precio es elevado y la cantidad es suficientemente importante como para plantearse dividirla. 🌶🔥: La cobertura blanca es un espumoso 'lactioli' bastante ligero porque se elebora a base de ajos confitados. El contraste colorado lo aporta un sofrito de aceite de oliva con ajo doradito, tomate con chile tailandés y un toque de pimentón picante y dulce. 🍻🍴: Otra de esas ocasiones en las que voy con demasiados prejuicios a un restaurante (eso de estar en un centro comercial no ayuda). Cuando investigas la carta, ves que los precios no son precisamente económicos, sin embargo, se esconden algunos hallazgos, como la picanha de vaca vieja o la parpatana de atún que no te van a hacer temblar la cartera por lo que ofrecen. Me gustaron mucho los salones privados (algunos, por sus dimensiones, permiten incluso eventos) y, evidentemente, las vistas desde su terraza cubierta. Nota 1: No han cambiado la receta de las bravas desde que abrieron, en un sentido homenaje de Philip, el chef, al compañero que se la inventó. Cuando fusionas las dos salsas, es un puntazo. Nota 2: Su presentación normal es con las salsas separadas. Yo he vertido ambas por encima de las patatas porque me molan mucho más así, y buscando una foto más porno. #Abrassame #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

jueves, 16 de mayo de 2019

D9 al Poblenou

View this post on Instagram

·D9 al Poblenou· @d9poblenou 🏙: C/Pallars, 122. 📝💶: 4,40€ 🍟🥔: Le dan hasta tres pasos a la variedad Monalisa para llegar hasta ese punto tan crujiente. Empiezan por un hervor con algo de vinagre (previene que se rompan) y sal. Dejan reposar y continúan con un pochado a media temperatura. Se apartan, y se espera a la llegada de los hambrientos clientes para hundirlas sin piedad en aceite a muy alta temperatura. Se crea una corteza imponente que chasca de lo lindo. Sin piel y de talla M. 🌶🔥: La salsa colorada es muy original y su ingrediente fundamental es el pimiento del piquillo, al cual se le añade aceite oliva, guindilla, tabasco y un puntito de canela. Para la salsa blanca diluyen en aceite un allioli comercial. 🍻🍴: Con sus cuatro años de edad, es ya una parada obligatoria en la zona de jarana de Marina. Aparte de bar de copas, este encajaría mejor dentro de la categoría de lo que se viene denominando 'Sports bar'. Puedes ver absolutamente todos (me insisten, todos) los partidos de fútbol y demás competiciones deportivas imaginables. Tienen unos pantallotes gigantes que, con la oscuridad del local, no van a permitir que te pierdas un detalle de los avatares de tu equipo favorito. Puedes ahogar sus derrotas en alcohol, o celebrar sus victorias con tapas y burgers de esas que contentan a todos. Para los empates, recomiendo beber y comer también. #D9poblenou #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

martes, 14 de mayo de 2019

Vermut i a la gàbia

View this post on Instagram

·Vermut i a la gàbia· 🏙: Plaça d'Osca, 7. 📝💶: 5,50€ 🍟🥔: Un aplauso por conseguir ese color prácticamente anaranjado en las aristas de la patata. No solo por lo que llegan a crujir, si no por el pedazo de fotos que puedes llegar a hacer... Para llegar hasta aquí, se deja pochar papa de la variedad Agria unos 25 minutos a 150ºC. Se deja reposar, se rompe a mano para que quede deforme cual piedra volcánica y, finalmente, al llegar la comanda, se hunde en aceite a máxima temperatura. 🌶🔥: Elizabeth Matos es una crack y, allá por donde pasa, deja huella. Esta receta, sus "bravas con salsa verde y mojo picón", es una idea bestial, pero no tiene reparos en chivarme su receta: La salsa verde es una extracción de la esencia del perejil en aceite (con Thermomix). La mezcla verdosa resultante se emulsiona con un poco más de aceite, y leche de soja hasta obtener una deliciosa 'veganesa'. La rojiza se obtiene a partir de guindilla en polvo hidratada, ajito, vinagre, agua, aceite de oliva, pimentón y pasta de ñora. 🍻🍴: El hermanito pequeño de La Mestressa (a dos pasos) es el nuevo templo de peregrinación de la Plaça d'Osca. Conservas, encurtidos y todo lo que se espera de una vermutería, pero con las creaciones siempre sorprendentes de Elizabeth y su microscópica cocina. Las paredes, la madera y hasta el olor del local transmiten solera, y su terraza es el botín más preciado del finde. Por eso yo voy entre semana. 🥬VEGANAS. Es decir, avaladas por @veganeando y por mí, con el sello #bravaneando #Vermutialagabia #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

jueves, 9 de mayo de 2019

Pan & Oli

View this post on Instagram

·Pan & Oli· 🏙: C/ Galileu, 30. 📝💶: 3,80€ 🍟🥔: ¡Os juro que lleva patata! Sí, ese puré del fondo está hecho a base de patata de la variedad agria confitada durante más de 6 horas a 120ºC. ¿Flipante o no? Se sirve con manga pastelera hasta llenar buena parte de la copita y se calienta un pelín antes de salsear y servir. Muy molón. 🌶🔥: Esta espuma de textura tan particular, que da color y alma a la copa de patatas, lleva una base de allioli con ajo escalivado, que se elabora con aceite de girasol y leche. Su potencia la aporta la guindilla, y su tonalidad y aromas, el pimentón ahumado. Se corona todo con una esferificación de vinagre, cebollino y sal maldon de clor cobrizo. Una pasada. 🍻🍴: Es un gustazo hincar la patata 'Pringles' que hace de cuchara y llegar hasta el fondo del cáliz arrastrando todo su contenido. Es algo que hay que probar. Es lógico que, por su aspecto, despierten todo tipo de reticencias, pero dejad los prejuicios a banda y acercaos hasta Sants, que os aseguro que no os van a dejar indiferentes. Y, ya que estáis, llevaros por delante unas croquetas y un canelón de carrillera. Luego me contáis... #PanioliBCN #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

miércoles, 8 de mayo de 2019

Casa Varela

View this post on Instagram

·Casa Varela· 🏙: Plaça Molina, 4. 📝💶: 6€ 🍟🥔: La textura, tanto interna como externa, es de Champions. Se utiliza el horno para dejar bien meloso el interior de unas patatas de la variedad Agria. Se asan un buen rato a 180ºC y las van pinchando hasta que las ven ideales (como con un bizcocho, vamos). Se quedan reposando un tiempo prudencial hasta que llega la comanda. En ese momento se doran a saco con aceite ardiendo. Así es normal que salgan tan crujientes... 🌶🔥: A esta salsa roja, bien brava, que cubre las papas, la apodé 'mojomesco' (mojo + romesco), y está compuesta por una picada de almendra (ojo, tostada por ellos), pimentón picante, aceite, ajo a piñón y una buena dosis de vinagre. Es de lo más lógico que necesite de una ajonesa (con ajos escalivados, eso sí) para mitigar el picante, porque sacude de lo lindo. La mezcla es bestial y muy indicada para amantes del ajo, entre los que me incluyo, obviamente. Mezcladlas bien y disfrutad. 🍻🍴: La casa madre de todo el Grupo Varela (Bodega La Puntual, L'Estupendu...) y una de las terrazas más solicitadas de la zona alta. A mí me gusta más estar dentro, porque lo encuentro un local particularmente confortable. No es precisamente barato, la verdad, pero es un sitio con el que nunca fallas: las croquetas, el nivel de las carnes... cocina sencilla, sin florituras, tirabuzones ni saltos mortales, que es lo que muchas veces uno anda buscando. #CasaVarela #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

lunes, 6 de mayo de 2019

The fish and chips shop

View this post on Instagram

·The fish & chips shop· 🏙: C/ Aribau, 18. 🏙: C/ Rocafort, 70. 🏙: C/ Balmes, 244. 🏙: C/ Casanova, 91. (Gluten free) 📝💶: 9,90€ 🍟🥔: ¡Pulpo! Pues sí, resulta que el popular animal de compañía también puede ser un buen aliado de las salsas bravas. Si, además, lo rebozas bien en panko, y lo fríes un poco, la sensación crujiente externa combinada con su ternura interior, se parece a ese primer beso furtivo que diste entre libros de texto a la salida del cole. 🌶🔥: Los deliciosos tentáculos reposan sobre un lecho dos salsas. La primera es una deliciosa y picante mezcla de a base de: rocoto, ají, chipotle, cebolla y vinagre de manzana. La segunda es la mítica mayonesa japonesa Kewpie. Por si fuera poco, a modo de topping, se añade un toque de kimchi y se le da un granizo de menta recién cortada. El combo final es excelente y... ¡pica! 🍻🍴: No seré yo quien descubra a estos maestros de la fritura. Llevan arrasando desde que nacieron y no paran de abrir nuevos locales, alimentar eventos e, incluso, experimentar con un nuevo sitio apto para celíacos. Si buscábais bravas frikis, estas son las vuestras. ¡Bravo por el pulpo bravo! #Thefishandchipsshop #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on