Informal

Informal Tu Guía de Bravas Barcelona Restaurantes

TOP 4

INFORMAL

Pg. Colom, 8.

8,50 €

PATATAS

Han sido imitadas hasta la saciedad, pero Marc Gascons, estrella Michelin en ‘Els tinars’, fue el pionero al crear este hojaldre de patata. Se elabora a base de finísimas láminas de variedad ‘agria’ de primera calidad, superpuestas, de forma que, tras un tratamiento al vacío, crean un bloque uniforme que permite realizar unos cortes longitudinales a modo de ‘sticks’. Se fríen hasta que quedan dorados. Una obra digna de un talento creativo fuera de serie.

SALSA

La salsa blanca, que a simple vista no parece nada del otro mundo, es un excelente allioli de ajos asados, que adquiere una densidad ideal para mojar los palitos de patata hojaldrada. La compañera roja es un sofrito de tomate pera pelado en el que no dejan que la cebolla llegue a caramelizar (me lo confesaron al oído, ¡shhht!) y en el que se añade guindilla y pimentón ahumado. Se tamiza y… ¡a disfrutar!

RESEÑA

No están en el número uno porque el local está en un hotel de 5* (el moderno The Serras) y no casa excesivamente con la filosofía de este blog, que es la menos socrática del mundo, por cierto. ‘Els tinars’ es uno de mis restaurantes favoritos de la vida, y su hermano pequeño (y algo pijillo) no defrauda. Me gustaría alentar aquí a Marc (y a Carla Serra) para que pensasen en un concepto todavía más ‘de tapeo’, más canalla, para que estas maravillosas bravas puedan llegar a mucho más público.

informal patatas bravas barcelona restaurantes alioli salsas

Un bravista loco en la terraza del hotel

Sant Antoni Gloriós

Sant Antoni Gloriós Tu Guía de Bravas Barcelona Restaurantes

TOP 2

SANT ANTONI GLORIÓS

C/ Manso, 42.

5 €

PATATAS

Después de mil cambios de variedad (antes iba en función de la temporada: podías encontrar Agria, Ratte o, incluso, en las fechas de Castanyada, boniato), ya se ha decidido por una: la Monalisa. Creo que es un acierto.
Las cuece al vapor con piel y, tras dejarlas reposar y enfriar, se fríen en aceite calentísimo para crear esa capa crujiente tan sexy.

SALSA

Tras dos horas de conversación, Mandu no me ha soltado prenda, el muy desgraciao, o sea que me voy a tener que mojar diciendo que la salsa color crema está elaborada a base de ajos confitados, sin descartar algún toque de pimienta (¿azul, quizá?). Sobre la mezcla granate, solo puedo decir que es magia, que he probado miles de salsas y no hay otra igual. La auténtica es esta, todo lo demás son vanos homenajes. Lo fácil es creer que esa potencia ahumada la obtiene del chipotle adobado, pero no lo creo… Apostaría más por pimentón y tomate seco, pero bueno, por decir algo.

La apoteosis de pinchar una patata, mojarla en las dos salsas y engullirla es solo comparable a ver la Sagrada Familia acabada en un mundo sin guerras mientras te sumerges en arrecifes de coral repletos de peces de colores y delfines que te transportan a islas paradisiacas en las que te alimentas de frutas tropicales y refrescantes cócteles estirado en arena blanca. Más o menos eso, aproximadamente.

RESEÑA

Ser muy directo, y no callarse determinadas cosas, le ha valido a @gmanduley ganarse algunas enemistades en el mundillo, pero a mí me cae de lujo. Te explica cómo funciona su negocio de forma clara y meridiana. Y si no te gusta, pues ahí tienes la puerta. En una sociedad plagada de hipócritas y pelotas, falta gente así. Y si me chivase alguno de los ingredientes de la salsa roja, todavía me caería mejor…

sant antoni glorios mandu patatas bravas barcelona restaurantes alioli salsas

Mandu posa orgulloso con su archifamosa obra de arte.

Bar Omar

Bar Omar Tu Guía de Bravas Barcelona Restaurantes

TOP 10

BAR OMAR

C/ Amigó, 34.

5.50 €

PATATAS

Omar cambia continuamente las reglas del juego. Ya hace un tiempo que se arriesgó a utilizar variedad Monalisa sin piel, con la dificultad que conlleva hacerla crujir. Me explicó el truco y, encima, me dejó que lo escribiera aquí: el secreto es poner las patatas en frío, justo después de pocharlas, el bajón de temperatura provoca que los bordes queden crocantes. Ese efecto se acentúa todavía más cuando se les da la fritura final, a alta temperatura.

Pues bien, ahora, para seguir siendo el más original al oeste del Pecos, sirve unos bloques gigantes, de esos que hay que partir en dos o tres trozos. Y los dispone en el plato como si fuesen trozos de leña listos para entrar en la chimenea. Mirad el video completo. Quin crack.

SALSA

Esa grumosa salsa roja se compone de un sofrito de tomate pera, cebolla pochada ‘mil horas’, chile, y juguito de las cabezas de las gambas. Se pasa por pasapurés para obtener esa maravillosa textura tan atractiva a la vista. La amarilla es su famoso allioli de azafrán, que cuando se mezcla con la anterior, te transporta a un chiringuito de playa, con su paellita a la sombra de los pinos, y la brisa acariciando tu piel tostada por el sol.

RESEÑA

Otro hit es el nombre que le ha puesto a la tapa: ‘la mar de bravas’. La perfecta fusión de los buques insignia de la gastronomía mediterránea: las bravas y la paella. Omar, de formación envidiable y curtido en locales de alta gastronomía, arriesga continuamente. No sólo abriendo su propio local, sinó con fórmulas ingeniosas que le copian en mil sitios (como su previa receta bravera: zorza + allioli, imitada en varios sitios). Ya me han chivado que, por Valencia, le han fusilado esta nueva y exitosa ecuación.

No me extrañaría que se volviese a sacar otras bravas frikis de la manga en cualquier momento.

bar omar bravaratas patatas bravas barcelona restaurantes alioli salsas

Cuando monté un #bravaratas en el Bar Omar y vinieron 200 personas.

Senyor Vermut

Senyor-Vermut-Tu-Guía-de-Bravas-Barcelona-Restaurantes.

TOP 1

SENYOR VERMUT

Carrer de Provença, 85, 08029 Barcelona

2,95 €

PATATAS

Patata de la variedad Agria cortada en cubos, tetraedros y prismas de talla M, a veces incluso rozando la S. Se pochan previamente y esperan en la cocina a que lleguen las comandas de los hambrientos clientes para recibir su tórrido baño final que las deja doradísimas cual Ana Obregón marcándose un posado.

SALSA

No hay manera de desvelar su secretísima fórmula de aceite multiespeciado, con algo de pimentón, muy grumoso y de una densidad idónea para pringar bien los tubérculos. Tiene recuerdos a una salsa tipo ‘Espinaler’ (estamos en un templo del vermut, recordémoslo), pero sin predominar. Al loro, que PICA.

Para ‘suavizar’ la mezcla, le añaden allioli (ajonesa) casero, de elaboración diaria, y con la misma dosis de cariño que de mala leche: perfecto.

Los pimientos verdes asados y alguna bolita de pimienta te pueden hacer creer que son ellos los responsables del picante, pero no, no lo son. Es un secreto.

RESEÑA

Ellos mismos reconocen que se trata de un pseudo homenaje a la catedral de Sarrià, el Bar Tomás, actualizada con un giro vermutero, como reza su logo. Tienen a una persona pelando patatas prácticamente de forma continua: dejo aquí este dato. Otro dato: las tienen a menos de 3€. Más: Jordi es un fan del vermut (obvio) pero también de los vinos generosos andaluces. Sigamos: las banderillas son bestiales, el fricandó es una locura, grandes croquetas, ojo al capipota… Y acabamos: Eli y Jordi son los putos amos. TOP 1.

Las bravas del Senyor Vermut siempre están magníficas. Uniformidad, precisión y… precio. No se puede pedir más.

senyor vermut patatas bravas barcelona restaurantes alioli salsas

Dos de los artífices de esta maravilla de la naturaleza

Bar Tomás de Sarrià

Bar tomas tu guía de bravas Barcelona

TOP 0

BAR TOMÁS

C/ Major de Sarrià, 49.

2,60 €

PATATAS

No son ‘french fries’ ni ‘pont neuf’, sino todo lo contrario. Feas, pero da igual. Llevo años dudando entre si son Kennebec o Red pontiac, quizá usen las dos, dependiendo de la época óptima. Si aplican 2 frituras bien hechas, su consistencia es casi mística.

SALSA

La fórmula salsera que cambió la historia de las bravas en media península, y dividió al universo entre sus partidarios y detractores: Allioli + aceite picante. Un allioli tan potente que repite durante horas pero, aunque sabes que vas a eructar ajo tres lustros, no puedes dejar de comerlo. Casi tan adictivo como su aceitón, con unas especias secretas que se cultivan en una cámara acorazada del Pentágono protegida por un ejército de unicornios satánicos y de Carabanchel.

RESEÑA

Historia viva de la ciudad, monumento que empequeñece a la Sagrada Familia, referencia de generaciones que han transmitido sus conocimientos a través de ADN modificado por efluvios de ajo concentrado. Oasis de cutrez en barrio pijo, trajes de 6000€ manchados de aceite y rescatados con ‘Cebralín’, alemanes en ‘chancletín’ escaldados por el sol y las patatas candentes. El Tomás es el garante de la paz mundial bravera, pero en vez de casco azul, viste chaleco marino.

bar tomas sarria antonio patatas bravas barcelona restaurantes alioli salsas

El eterno Antonio tirando la mítica jarra de San Miguel