domingo, 8 de diciembre de 2019

Montarto Hotel

View this post on Instagram

Las he bautizado como: "Brabaqueiras". ¿Soy un flipado? ·Montarto· @montarto_hotel 🏙: Baqueira. 📝💶: 5,50€ 🍟🥔: Corte irregular, entre una point-neuf y unos gajos. Un buen pochado, cortito, lo justo para una patata de la variedad Monalisa. Se deja reposar un buen rato, hasta que está fría y, cuando la pillan desprevenida, la echan al aceite más rabioso que encuentran. El resultado es una maravilla y todo lo que tienen de feas, lo tienen de ricas y crujientes. 🌶🔥: Esta es la mítica fórmula ganadora que inventó el Tomás de Sarrià: allioli potente + aceite picante. En este caso se usa una mezcla de aceites (girasol + oliva) para el allioli; y una buena dosis de especias (mucha guindilla y pimentones) para el rojo infusionado que salpica la nieve de ajo. 🍻🍴: Estas son las bravas que te van a poner en el Wine bar del Hotel Montarto. Con una selección de vinos de @vinapomal y unas tapitas estupendas (pero ojo con los precios, que estás donde estás), es lo ideal para recuperarte de tu sesión de deportes de nieve. #MontartoHotel #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

miércoles, 4 de diciembre de 2019

Bar Marcel

View this post on Instagram

·Bar Marcel· 🏙: Santaló, 42. 📝💶: 3,95€ 🍟🥔: Más que clásicos cubos de tallas muy diversas; algunos se quedan en una S, la mayoría se quedan en una M, pero siempre hay algún pedazo despistado con su L size. De un amarillo especialmente chillón, esta patata frita de la variedad agria se ha ejecutado en los dos tiempos de rigor: un pochado previo a baja temperatura, y un ataque bestia con aceite cabreado. Se nota muchísimo arte y tradición en la fritura: es perfecta. Los bordes crujen nivel extremo y el interior es sedoso. Me recuerdan mucho a las de La esquinica. 🌶🔥: Un fantástico aceite picante con muchas especias (pimentones, pimienta, guindilla...) inunda el platillo e impregna los tubérculos. Y lo que pasa después te sorprenderá... le ponen.... ¡Mayonesa industrial! ¡Meeeec! ¿Pero como se les ocurre? ¡Argh! Son ya varios clásicos los que utilizan esta fórmula (se me ocurren dos: El vaso de oro y El cable de Sitges). Se curran un montón las bravas y una de las dos salsas, y... ¡pam! Mayonesa comercial al canto. No lo puedo comprender... ese sabor tan cítrico, desde mi punto de vista, se carga todo el conjunto. Una pena. 🍻🍴: Este mítico local, histórico, con décadas a sus espaldas, ha alimentado de tapas a varias generaciones de vecinos. Es un caso parecido al Tomás, al Mandri (o al añorado Casa Tejada), que "no pega" en esta zona de coperío pijo. Pero es que ese, precisamente, es su encanto, y así atrae todavía a más público de todo tipo. Los toldos y su terraza verde con esa tipografía identificable a la legua, lo convierten en el garito más cotizado de la calle. Estudiantes, gent del barri, e incluso algún guiri despistado, se agolpan compitiendo por estas bravas y sus alcachofas. Fotos de famosillos en las paredes le dan todavía más empaque, y los días de fútbol es imposible pillar sitio. #BarMarcel #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

lunes, 2 de diciembre de 2019

Zarautz

View this post on Instagram

·Zarautz· @zarautzbcn 🏙: Elisi, 13. 📝💶: 4,70€ 🍟🥔: Se nota muy buen hacer y mucha práctica en la fritura para llegar hasta unos cubos de talla M (de patata de la variedad Monalisa) con unas aristas tan bien marcadas pero sin quedar quemadas. Ese tono marrón clarito es el adecuado para el tipo de patata. Muchos otros sitios se pasan de fritura y aparecen sabores desagradables. No es el caso. 🌶🔥: Lactonesa con una buena parte de los ajos asados y algunos crudos para darle power. Se usa también una mezcla de aceites para su elaboración (parte oliva, parte girasol). La salsa brava es un sofrito de esos que tardan unas cuantas horas en reducirse a fuego lento, y que utiliza guindilla como picante. Podría utilizarse perfectamente para acompañar a un buen plato de pasta. Lluvia de chips de cebolla. Se añaden unas cuantas piparras picaditas por encima, a modo de 'topping' para realzar el carácter vasco del entorno donde se encuentran. 🍻🍴: Famosos en el barrio por su tapeo de 'pintxos' en barra, pero sobre todo por sus especialidades vascas interpretadas a la catalana. Hacen toneladas de croquetas que les quitan de las manos, porque se nota el sabor casero en todo lo que sale de la cocina. No tienen menú de mediodía, pero hay platos del día que sacian a todo el personal de las oficinas que rodean el local. También es muy frecuentado por viajeros de paso, dada su proximidad a la estación de Sants. 🎉OJO: Birra gratis con cada ración de bravas, si vas de mi parte y nos etiquetas en stories. #ZarautzBCN #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

miércoles, 27 de noviembre de 2019

CATA Born by Catacroquet

View this post on Instagram

2,50€ con birra. ¡SOLO HOY! De 18 a 21h #bravaratas ·Cata Born· @cata_born_by_catacroquet 🏙: C/ Pescateria, 6. 📝💶: 5€ 🍟🥔: Por más que visito cocinas, nunca salgo de mi asombro al contemplar como pueden salir tantos platos de espacios tan reducidos. Este es uno de esos casos. Es un flipe que quepan ahí para cortar en cubitos patatas de la variedad Agria hasta una talla más S que M (caben 2 fácilmente en la boca de un ser humano estándar), y luego pocharlos hasta dejarlos cremosos por dentro. El remate es con aceite a altísima temperatura, y lo que más mola ver la bandejilla bravera en el pase, porque es tan larga que casi no cabe. 🌶🔥: Continúan con la infalibre fórmula del exitoso local del Poblenou: infusión de ajos y tomillo en aceite, que se utiliza para emulsionar con leche. Obtienen una lactonesa única y de sabor superoriginal. Siguiendo con su talento por el infusionado, se curran un aceite de pimentones y ajito que mancha el blanco nuclear y aporta un aspecto más porno. La faena se acaba con un polvo de chorizo ibérico que se espolvorea por encima y que me recuerda las palabras que me dijo Carlos, el chef: "esto da un trabajo de narices, porque hay que desaceitar el embutido al horno y me vuelve loco, pero no veas lo bonito y sabroso que queda". Os recomiendo muy mucho que las probéis. 🍻🍴: La croquetería de éxito más explosivo de la ciudad procede al asalto del Born en un pequeño local escondidísimo. ¿Por qué? Pues porque buscan otro concepto menos 'masivo' que el anterior. Vender centenares de croquetas diarias les ha conducido a indagar en el mundo de la vermutería y el bistrot, y han diseñado este local tan cuco. Evidentemente, vas a encontrar sus gloriosas croquetas, pero han diseñado platos exclusivos para el nuevo bebé. El rabo de toro es un ejemplo y, cuando lo pruebes, vas a volver. #Catacroquet #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

lunes, 25 de noviembre de 2019

Bistrot Bilou

View this post on Instagram

⭐EXCLUSIVA⭐ ·Bistrot Bilou· @bistrotbilou 🏙: C/ Pau Claris, 85. 📝💶: 4,80€ 🍟🥔: Chascan y maltratan de forma exquisita a una patata de la variedad Monalisa hasta que aparecen las deseadas puntillas en los vértices y aristas de unos imperfectos tetraedros de talla superior a una M. Me encanta la forma de potenciar la tipicidad de esta clase de tubérculo, que te llega bien dulzón y crujiente hasta la mesa. 🌶🔥: Aquí la protagonista absoluta es una salsa rojiza, tirando hacia un cierto tono anaranjado, que lleva una tediosa elaboración. Recuerda a un romesco, con su textura grumosa pero suave, y llena de matices. Llama la atención un punto choricero que me aclaran que resulta del infusionado de unas puntas de ibéricos. Me dejó alucinado. Se decora el conjunto con un lactioli blanquísimo, jugando con los contrastes de color, que se liga con ajos blanqueados para evitar esa potencia muchas veces ofensiva que desata el ajo. 🍻🍴: "Iba a hacer un bistrot con quesitos, embutidos y... ¡me lié!" Así resume @ericbassetpro el portento que ha construido al ladito del @bobbysfree y que te va a dejar a cuadros en cuanto entres. Joven, pero con una dilatada experiencia, ha reunido a un equipo que te va a tratar de lujo, tal como merece un espacio de estas características. Una colección de recuerdos familiares salpican la curiosa decoración de este semisótano, que tiene varias estancias claramente diferenciadas: la zona de 'bar à vin' de la entrada da paso a la larga barra, con taburetes, que te introduce al salón principal y que (aquí sí) evoca a un bistrot, pero con aires neoyorquinos. En cuanto a la carta, evidentemente, las especialidades francesas trufan la oferta, pero ha querido darle un aire más catalán, y casi todos los platos llevan algún ingrediente que te hará sonreír con orgullo de tus orígenes. Su pâté en croûte es ya famoso, pero no dejes de probar sus postres. Al loro que ahora está a precio de ganga. Ya subirá, ya... #MonsieurBistro #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on