miércoles, 13 de noviembre de 2019

Melosa

View this post on Instagram

2,50€ con birra. ¡SOLO HOY! #bravaratas ·Melosa· @melosahamburgueseria 🏙: C/ Clot, 163. 📝💶: 4,50€ 🍟🥔: Vaaale, que siiii, que las patatas de la variedad Agria con piel, pochadas, y luego fritas a alta temperatura no son el colmo de la originalidad, pero vamos, que siempre son de lo más resultonas y, eso sí, supercrujientes. Estas se sitúan en una talla M y se presentan en cazuelita de barro, algo que siempre me ha molado mucho, dándole un punto rústico que casa mucho con la filosofía del lugar. 🌶🔥: ¿Mola el color crema del allioli o no? ¿Sabes porqué tiene esa tonalidad? Pues por que esta hecho con... ¡CEPS! ¡Toma ya! Sí, le añaden boletus edulis a la salsa y queda absolutamente brutal y de temporada. Para que no falte el picante, se curran una salsa brava con base de tomate que dinamitan con chipotle. Por si fuera poco, se aplica una chispita de aceite de ajo y perejil a modo de 'topping'. 🍻🍴: Un sitio que se caracteriza por ofrecer burgers de nivel y con productos de proximidad, se puede permitir especialidades como este maravilloso allioli. Sus fusiones con aires 'nostrats', los colocaron en el Top 2 del pasado #bravurgertour que organizamos con @bestburgerbcn (¡hicieron una burger de cordero con calçots!). Sus hamburguesas son brutales, pero cuando pruebes las especialidades de cerdo que tienen, vas a flipar. #melosahamburgueseria #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

sábado, 9 de noviembre de 2019

Espai Vermut

View this post on Instagram

·Espai vermut· @espaivermutcorsega 🏙: C/ Còrsega, 699. 📝💶: 4€ 🍟🥔: Al lorito, amantes de lo 'healthy' y tal, que aquí tenéis unas bravas 'fritas' sin aceite. Sí, sí, con un ingenio mecánico que permite esta preparación sin tener que sumergir el tubérculo en triglicérido puro (lo podéis ver en video en mis historias). Para llegar a ese punto crujiente, se asan previamente al ataque final en la máquina del millón. Son patatas de la variedad Monalisa cortadas en gajos de tamaño medio y que conservan su piel. Más que correctas, porque a un amante de la fritanga como yo no le resultaron 'fake' ni nada. 🌶🔥: Ahora viene el truquillo. Cuando les echas estos chorrazos de salsa, ya no son tan 'healthy', ¿no? Jejeje... ¡Por eso me encantan! La roja es un pesto de pimiento. Sí, sí, de pimiento. O sea, que si eres de los que no soportan el tomate en las bravas, estas son las tuyas. El allioli es muy suave y lleva el ajo ligeramente blanqueado. Se remata la faena con un aceite de pimentón para darle un poquito más de combustible al tema. 🍻🍴: El Clot mola. No voy a ser yo quien lo descubra, pero es que cada vez me gusta más. Tiene zonas francamente desconocidas para el barcelonita y estoy convencido que en cualquier momento van a explotar y ponerse de moda a saco. Esta terraza está en una de ellas. Y al local le llamo terraza porque es que es una terraza prácticamente: su espacio interior es minúsculo. Eso no impide que de ahí dentro salgan joyas como una ensaladilla gloriosa (tiene un secreto) o unas gildas de escándalo. Evidentemente, hay que regarlo todo con vermut, ¡faltaría más! 🎉OJO: Birra o vermut gratis con cada ración de bravas si vas de mi parte y nos etiquetas en stories. #EspaiVermut #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

sábado, 2 de noviembre de 2019

Sanviernes

View this post on Instagram

·Sanviernes· @sanviernesbarcelona 🏙: C/ Cartagena, 220. 📝💶: 4,50€ 🍟🥔: Me fijo un montón en como fríen estos cubos de talla M de la variedad Monalisa, pero no acabo de pillar el truco para que les puedan quedar tan crujientes. En serio, probadlas y me entenderéis. Sacar ese rendimiento a ese tipo de patata es complejo. 🌶🔥: El allioli que colmata por completo todos los huecos que alberga esta tapa es de un blanco particularmente brillante. Y en la cocina veo el porqué: se elabora unicamente con clara de huevo. El ajo no recibe tratamiento alguno, pero el resultado no es excesivamente fuerte. El aceite de pimentón sí es especialmente intenso, y me resulta complicado pensar en un infusionado. Cuando le pregunto a Eti, me contesta "és com si anés a fer un bacallà a la llauna... i li poso molt d'amor". Pues ya está, misterio resuelto. 🍻🍴: Esa curiosa terracita cubierta que te da la bienvenida ya te enamora en tres segundos. Id a ver sus lámparas y me comprenderéis. Pero si no tienes un crush con la entrada, quedarás prendado de las dos hermanas que gestionan el local: una en cocina y otra en sala, te van a atender como si fueses su bebé. El tema manduca: los 'sanviernes', un curioso homenaje a la clotxa, son lo que más lo petan. Os los recomiendo entre mucho y muchísimo. El tema bebercio: pedidle a Lorena un cocktail friki 'nostrat', os va a dejar en trance. Sí, es capaz de contar con el cremat, la ratafia o el vermut d'aquí como ingredientes principales en sus mezclas. #SanviernesBarcelona #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

sábado, 26 de octubre de 2019

Lafuente 67

View this post on Instagram

·Lafuente 67· ⭐TOP 13⭐ 🏙: Gran Via C.C., 1179 @barlafuente67 📝💶: 2,50€ / 4,50€ 🍟🥔: Gregorio lleva más de 50 años pelando y cortando en bloques gigantes esta patata Red Pontiac. Es un tío entrañable y, su nieto, Víctor, ha tenido la amabilidad de abrirme las puertas del negocio familiar, que tanto ha costado mantener sobresaliente hasta hoy, junto a su hermano y su padre. Me desvelan todos los detalles y me siento un explorador en zona salvaje. Nadie ha grabado aquí antes (algo inaudito). Casi como Livingstone, pero sin salacot ni prismáticos, observo como pochan esos imponentes cubos y luego los fríen a alta temperatura. 🌶🔥: "Esto no es un allioli, es una mayonesa. No lleva nada de ajo", me cuenta el jefe. Efectivamente, esta emulsión muuuy liquida y clarita, aporta cremosidad y aligera el vigor de la salsa colorada, que pica bastante, por no decir mucho. "De la roja no te digo nada, que es secreto de Estado", sentencia el patriarca. Me da igual no tener más datos. Me quedo absorto, hipnotizado viendo como la roja se mezcla cual nebulosa en el espacio, penetrando en la blanca mientras dibuja un panorama quasi fractal. Me despiertan de mi ensoñamiento sideral con un: "¿Quieres algo más?". Y lanzo: "¡Claro! ¡Una de patitas!". 🍻🍴: Desde 1967 son los que mandan en La Pau, una zona que, todavía hoy, sigue muy alejada de la Barcelona de postal. Cinturón obrero, de gente honesta que ha tejido el complejo tapiz que es actualmente este barrio dormitorio. "Somos gente humilde, y mantenemos precios asequibles", no hace falta que me lo juren, cada vez que piso este templo certifico como en el centro de la ciudad nos están tomando el pelo con tanto tapeo pijo e insustancial. #BarLafuente67 #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

miércoles, 23 de octubre de 2019

Gilda

View this post on Instagram

·Gilda· @gildabybelgious 🏙: C/ Ample, 34. 📝💶: 4,80€ 🍟🥔: Este tratamiento, en plan estrella de Hollywood en un balneario de lujo de los años 1930's, ya me gustaría que me lo dieran a mí... hierven patata de la variedad Monalisa lentamente y con limón. Mantienen la piel, y solamente se cortan en pedazos de talla M cuando llega la comanda. Ese es el momento en el que se dan un baño en aceite bien calentito para llegar a tu mesa crujientes y con la cutícula medio separada de la pulpa, que acentúa aún más el placer al morderlas. 🌶🔥: Esta salsa roja me ha dejado boquiabierto. Después de probar centenares de patatas bravas, me encuentro con una salsa que contiene... ¡café! Sí, aparte de esa base de tomate seco y pimientos del piquillo (estos ingredientes sí que son más que habituales en muchas preparaciones), añaden el mayor remedio contra el sueño mundial. La mezcla blanca sobre la que reposa esta original brava es un allioli comercial que se rebaja con mayonesa, para hacerlo más llevadero. Me sorprendió el resultado, es bastante agradable. 🍻🍴: Belgious y su cerebro, Michel, tienen los helados más originales que he probado en mi vida (pásate por su local de Poblenou y pide lo que no está en carta). Pero en este espacio del Gòtic los combinan a la perfección con sus creaciones culinarias que, pese a ser de inspiración belga, no se reducen a moules-frites. La estrella siguen siendo los langostinos fritos con helado de curry (imprescindible), pero el flipe total es el salmón con helado de wasabi. Había pasado unos quince trillones de veces por delante y, por estar en zona guiri, no le había prestado la más mínima atención. ¡Meeec! ¡Errooor! Dadle una oportunidad, en serio, al menos probad los platos que os he citado. ¡Ah! Y preguntad también por el plato que lleva helado de tomillo. #GildabyBelgious #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

lunes, 21 de octubre de 2019

130 restaurant

View this post on Instagram

·130 restaurant· @130restaurant 📝💶: 7,80€ 🍟🥔: Impecable hojaldre de aspecto compacto, pero en el que se aprecian las capas al observar en detalle. Sobresaliente en su claro objetivo de conseguir una textura crujiente, pero con un interior tierno y cremoso. Evidentemente, el palizón que se da @carlos_novo_chef para llegar a este pastel es de aúpa: limpiar y pelar patata de la variedad Agria, laminar, hornear, prensar, cortar en bloques, freír a alta temperatura... ¡para que luego te encuentres restaurantes con patatas congeladas cutres y pagues casi lo mismo! 🌶🔥: Un buen churrete de allioli por encima, que sobresale baveando por una de las aristas, en plan porno. Lo elabora a base de ajos blanqueados, para rebajar su potencia, y deja alguno sin tocar, en crudo, para que no se nos olviden nuestros orígenes. La otra banda de salsa roja que acompaña a la blanca es fruto de la paciencia, al reducir a la mínima expresión un tomate con su sofrito de cebolla, y una buena presencia de carne de ñora. Lo que aporta la alegría de vivir aquí es el pimentón picante. Para que tengamos un poco más de combustible, se espolvorean con shichimi togarashi justo antes de presentar. 🍻🍴: Gran homenaje a la técnica que inventó el inmenso Marc Gascons de @elstinars y que aparece aquí en una de sus mejores versiones. Carlos, aunque joven (tan joven que da rabia), tiene base, y sus creaciones son ya famosas en el barrio. La gente viene como loca a por su menú del día y, por las noches, devora los churros de sepia y sus míticas croquetas. Por si fuera poco, tenéis que prestar especial atención a sus carnes, echad un vistazo a su neverita con diferentes cortes y maduraciones. 🎉OJO: Detallito con las bravas, si vas de mi parte. #130restaurante #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on