lunes, 15 de julio de 2019

La platillería

View this post on Instagram

·La platilleria· @laplatilleria 🏙: C/ Roser, 82. 📝💶: 3,95€ 🍟🥔: Mola que las chasquen para que adopten esas formas tan irregulares, de una talla M, pero quizá tirando a algo más pequeña. Dos frituras, una más lenta y moderada, seguida de la agresiva, para crear corteza y despuntar el efecto crujiente. Ración adecuada para el precio. 🌶🔥: Allioli o mayonesa de ajo escalibado (para suavizar el tema) y crudo. Subidito de sal, pero bien ejecutado, y rico en yema de huevo. La roja es un sofrito con cebolla y tomate reducidos durante un buen rato, con una buena presencia de ñora, pimentón de la Vera picante, pimienta y una dosis de chipotle para las risas. Muy bien. Se corona todo con habanero encurtido porque, si fuera crudo, habría que tirarse a la Font del gat. 🍻🍴: Me parece un sitio ideal para los que quieren vermutear, tapear o cenar más alejados de la zona bulliciosa de Poble sec (calle Blai y aledaños). Todo el mundo se pide estas bravas y son un éxito desde que abrieron. Las tengo en el top del barrio hace mucho. La esquina que ocupa tiene encanto. #LaPlatilleria #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

sábado, 13 de julio de 2019

Bar Tomàs de Sarrià

View this post on Instagram

¡SE QUEDA! ☀️TOP 0☀ @bartomasdesarria ·Bar Tomás· 🏙: C/ Major de Sarrià, 49. 📝💶: 2,60€ Amadas y odiadas a partes iguales. Catedralicias, dicen algunos, mientras otros sostienen que están más que sobrevaloradas. Personalmente, me parecen bestiales, pero tienen un problemón: son muy irregulares. Me explico: si no tienen el día (van de culo o, al revés, cuando no tienen mucho trabajo), te las pueden servir horriblemente fritas o, incluso, crudas. Si te has dado la paliza de ir a Sarrià adrede, y les pillas en un mal día... ¡argh! Ostentaron muuchos años el Top 1, pero mejor un honorífico Top 0. Un puesto hecho a medida para que observen, desde su privilegiada atalaya, la actual batalla silenciosa que se está librando en Barcelona por conseguir las mejores bravas. 🍟🥔: No son 'french fries' ni 'pont neuf', sino todo lo contrario. Feas, pero da igual. Llevo años dudando entre si son Kennebec o Red pontiac, quizá usen las dos, dependiendo de la época óptima. Si aplican 2 frituras bien hechas, su consistencia es casi mística. 🌶🔥: La fórmula salsera que cambió la historia de las bravas en media península, y dividió al universo entre sus partidarios y detractores: Allioli + aceite picante. Un allioli tan potente que repite durante horas pero, aunque sabes que vas a eructar ajo tres lustros, no puedes dejar de comerlo. Casi tan adictivo como su aceitón, con unas especias secretas que se cultivan en una cámara acorazada del Pentágono protegida por un ejército de unicornios satánicos y de Carabanchel. 🍻🍴: Historia viva de la ciudad, monumento que empequeñece a la Sagrada Familia, referencia de generaciones que han transmitido sus conocimientos a través de ADN modificado por efluvios de ajo concentrado. Oasis de cutrez en barrio pijo, trajes de 3000€ manchados de aceite y rescatados con 'Cebralín', alemanes en 'chancletín' escaldados por el sol y las patatas candentes. El Tomás es el garante de la paz mundial bravera, pero en vez de casco azul, viste chaleco marino. #BarTomas #Sarria #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

jueves, 11 de julio de 2019

Abirradero

View this post on Instagram

·Abirradero· #bravaneando con @veganeando 🏙: C/ Vila i Vilà, 77. 📝💶: 5€ 🍟🥔: ¡Crujen! ¡Sí, crujen! Con lo que cuesta que la Monalisa haga crunch-crunch y aquí se lo curran nivel Dios. ¡Menudas dos frituras que reciben! Eso es para que salga su foto en Wikipedia. Y, encima, no conservan la piel para que chisporroteen más, no, no, sin cutícula... ¡Hala! Tremendas. 🌶🔥: ¡Por fin! Un sitio en el que no tengo que pedir extra de salsas. Mira que las he probado veces y su mezcla roja me sigue sorprendiendo: una base de pseudoromesco, es decir, picada de almendra y avellana tostada, ñora, pimentón y un poquiiito de tomate Mutti. La personalidad se la da el maravilloso pimiento dulce asado al horno y un poco de guindilla como carburante. Este alud de blanco alpino es una sojanesa, veganesa, mayioli... vamos, que es una emulsión de 'leche' de soja con ajo y aceite. Es el acompañamiento perfecto de la anterior. El combo es de locos. Yo no me las perdería por nada del mundo. 🍻🍴: Centenares de personas, no solamente yo, hemos aprendido aquí lo que es la cerveza artesanal de verdad. Dani y Nereo son unos masters de la fermentación e imparten cursos continuamente. Ya sea en su fábrica (a 20 metros de la cervecería) o por todo el país. El disfrute con sus 42 tiradores es máximo y, encima, se curran estas bravas, ahora totalmente veganas, que entrarán en el próximo Top 50. Atentos, que esta peña va muy en serio. #Abirradero #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

miércoles, 10 de julio de 2019

Calabrasa

View this post on Instagram

⏱🏃🏻‍♂️Contrarreloj Bravera ·Calabrasa· @calabrasa.bcn 🏙: Pg. del Born, 27. 📝💶: 4,50€ 🍟🥔: En otra vida, quiero ser esta patata Monalisa. Se pone tierna al caliu, en un horno con carbón que, aparte de dejarla perfectamente asada, la aromatiza de tal forma, que sale más radiente que Ana Obregón en su posado veraniego. Tras el reposo del guerrero, se corta en cachos de talla M, conservando la piel, y se transfiere a una freidora rabiosa mientras se masajea la pulpa para que quede porosa. El resultado tras el baño es el esperado, unos bordecitos anaranjados, con mil recovecos, que dejan unas piezas ultracrujientes y casi eróticas. 🌶🔥: ¡Atención, notición! ¡Me han sorprendido con un allioli! Yesss... y es que lo elaboran con un aceite de oliva que se tira un buen rato en el horno. ¿Y qué sucede? Pues que toda la emulsión sabe a brasa. Flipante. Hay que probarla. Para ya acabarme de conquistar, acompañan la deliciosa salsa blanca con una salsa brava de verdad. ¿De verdad? Sí, una salsa brava madrileña de verdad: sin tomate. Se hace a la vieja usanza, con una base de caldo de pollo, guindilla, pimentón, y ligada con un poco de harina. El resultado: fantástico. 🍻🍴: El objetivo de este sitio es reproducir la misma cocina que vas a buscar los findes cuando sales de la ciudad. Brasa de nivel (el horno que tienen es una pasada) con el chuletón como estrella, pero platos tradicionales mucho más asequibles (botifarres, brochetas...) sin dejar de lado a las tapas más clásicas: estas magníficas bravas, croquetas, calamares... Pese a ser una zona totalmente guiri, lo recomiendo mucho, porque quieren huir de esa etiqueta de 'tourist trap' que los 'locals' colgamos de todos los negocios del Passeig del Born. En invierno van a atacar también al mundo del calçot, o sea que me van a tener ahí haciendo cola. ¿Calçotades a 1 minuto del Mercat del Born? Yeah, I'm in! #Calabrasa #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

domingo, 7 de julio de 2019

Sa tramuntana

View this post on Instagram

·Sa tramuntana· @satramuntana 🏙: C/ Dr. Trueta, 225. 📝💶: 5,85€ 🍟🥔: Mola mil la forma de hacer crujir a esta patata nueva, de la variedad Lucinda, que se corta 'chascando' (o cascando) en trozos de talla M. Primero la pochan pausadamente, unos 10 minutos a 120ºC y, al llegar la comanda, se dan un chapuzón en aceite a 190ºC unos 2 minutos. La corteza queda gorda y de un color anaranjado precioso, lista para mojar sin que sufra mucho y no se quede blandengue. 🌶🔥: Normalmente te van a servir las salsas aparte, pero como yo eso no lo soporto, las he volcado a piñón encima del bol. ¿A que lo petan? La blanca es una ajonesa con una mezcla de aceite de oliva y girasol, huevo, limón, pimienta y ajo. La salsa rojiza es una base de tomate bien reducido unas 4 horas, con su ajo, laurel, pimienta, azúcar... y a la que acaba el chup-chup, se deja enfriar, y se le añade el mismo allioli de arriba, pero además,: tabasco, aceite de guindilla, y la especialidad de la casa: pimentón picante de Mallorca. 🍻🍴: Que sí, que se come bien, además las bravas están ricas, los productos de Mallorca se salen y hacen honor al nombre del local... pero es que... claro, lo que más llama la atención es la maravilla de muebles que decoran el establecimiento. La barra, las mesas, la tabla de surf que veréis colgada dominando el salón... todo, TODO, está hecho a mano por el propietario, que tardó años en completar todo el mobiliario. Por si fuera poco, la terraza es un oasis también ornamentado con maderas. Hoy es obligatorio pasarse por mis stories. #SaTramuntana #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

sábado, 6 de julio de 2019

Purobeach

View this post on Instagram

·Purobeach· @purobeachbcn 🏙: C/ Pg. Taulat 262. 📝💶: 13€ 🍟🥔: Una animalada de ración que no he visto nunca en mi vida. Y mira que he probado bravas en sitios de lo más bestias que os podáis imaginar, pero es que esto es casi inverosímil. No sé... debe haber como medio kilo de patatas... Se elaboran con variedad Monalisa, se cortan en trozos francamente grandes, quizá hasta L size, se pochan con su piel, y se dejan reposar hasta comanda. Al llegar el pedido, se hunden en la freidora a alta intensidad. 🌶🔥: Una sola salsa, que parte de un estupendo romesco como base, excelentemente emulsionado (tuve la suerte de probarlo por separado), pero que, tras todo el trabajo previo, se revuelve con mayonesa industrial. Toda la mezcla pierde mucho, debido a la intensidad de los cítricos que las salsas comerciales necesitan como conservantes. El conjunto se potencia con kimchi, para darle picante. Y pican, sí, sí, pican. 🍻🍴: Los fiestones que se lían aquí son memorables. Pensaba que era para guiris a tope, pero no, hay locals mezcladitos entre el jolgorio apurando mojitos al lado de la piscina. Los DJ sets empiezan los viernes al mediodía, hasta el domingo noche. Los eventos Nightswim y Silent Experience son gratuitos, mientras que Nomade, el de los domingos, son 15€ con bebida incluída y acceso a la piscina. Tienes jarana garantizada. #PuroBeach #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on