domingo, 17 de marzo de 2019

Oddvar

View this post on Instagram

·Oddvar· 🏙: Av. Flor Maig, 5. Cerdanyola. 📝💶: 5,50€ 🍟🥔: ¿Lasaña brava? ¿La bautizamos así? En la carta pone 'bravas' (a secas), pero me mola que te desconcierten así, porque claro, si ves en el menú 'lasaña brava', se rompe el factor sorpresa... Pero bueno, al grano, que me enrollo. Usan patatas de la variedad Agria hechas láminas con un cortafiambres, y las van disponiendo en una bandeja, intercalando capas de allioli y salsa brava. Se hermetiza bien y se hornea durante unas 5 horas a 160ºC. 🌶🔥: Las salsas son una pasada. Las dos. Pero os recomiendo que miréis en mis historias e IGTV todo el proceso de elaboración del allioli: fascinante. Se crea una pasta de ajo con mortero (¡a mano, colega!) y se añade yema de huevo y aceite hasta levantar una densidad flipante, parece un helado. La roja es un sofrito a partir de una brunoise de tomate fresco, con cebolla, ajito, pimienta y pimentón ahumado. La alegría de vivir viene con las ralladuras de habanero que se van añadiendo en algunas de las capas. Que tienen que ser bravas, ¿no? 🍻🍴: Menudo sorpresón con este sitio... ¡no veas! Qué nivelazo de cocina y qué humildad. Demuestran un ingenio desbordante en todo, pero con una clara base formativa en cocinas de primer orden. No sabría ni qué platos recomendar, porque me dejaron patidifuso todos: la torta de camarones, el 'kebab', el costillar de cordero... La estructura del local es también fuera de lo normal, con ambientes diferenciados pero compatibles entre sí: una zona más de "entaular-se", y un espacio más de tapeo, pero con la misma carta. Además, tienes la parte exterior para copas, que los findes se pone a tope y se arma un buen pitote. Se sigue confirmando que, con alejarse un poco del centro de la ciudad, obtienes unas relaciones calidad/precio apabullantes. Gracias a @juditblanch por descubrírmelo. #Oddvar #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

lunes, 11 de marzo de 2019

Amaya

View this post on Instagram

·Amaya· 🏙: La Rambla, 20. 📝💶: 5,95€ 🍟🥔: Estas preciosas patatas 'baby', buscadas especialmente cilíndricas en origen, se confeccionan a modo de crisol, se cocinan lo justo para dejar su interior tierno y, finalmente, se les aplica una fritura que dejará su corteza crujiente. El mordisco es pecaminoso. 🌶🔥: Se rellenan con una salsa picante basada en un sofrito, con tomate, y especias que ayudan a impulsar el frenesí bravero. El toque amarillento lo confiere un allioli comercial, de calidad, con aceite de oliva. Su plus es el espectacular flambeado con soplete al que se someten. Les deja una conspicua capita crocante, cual crema catalana, que es tan llamativa como deliciosa. Yo haría la exhibición del soplete en la mesa del comensal, para aumentar la sensación de 'show' pero, claro, se armaría un follón importante con el humo... 🍻🍴: El primer adjetivo que aparece en mi mente para calificar a este sitio es muy claro: clásico. Pero, a ver, ¿eso es positivo o no? En este caso, lo voy a escribir con mayúsculas: SÍ. Abierto en 1941, y regentado ya por la tercera generación, lo que han visto sus paredes bien merecería ser recogido en una enciclopedia de anécdotas. Intelectuales, artistas y prohombres han desgastado esos escalones que conducen al piso de arriba, en el cual se ha escrito la historia de Las Ramblas, pero también la de Barcelona. Hay platos que están desde el primer día, como ese glorioso rabo de toro o el txangurro, y otros más innovadores, como estas bravas que nos ocupan. No os deberíais perder nada, y es recomendable más de una visita para poder abarcar la inmensidad de su carta de inspiración vasco-catalana, pero sobre todo, para admirar sus rincones (la pared del reservado, empapelada con menús históricos es sublime) y entablar una conversación con Eladio, el maître. Os va a obsequiar con un recital de savoir-faire, atento a todos los detalles (como debe ser), y vais a salir más sabios de lo que habíais entrado, porque os va a regalar un sinfín de historias tronchantes que luego explicaréis vosotros. Gràcies, Laia, per obrir-me la porta d'aquesta meravellosa casa de menjars. #RestauranteAmaya #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

jueves, 7 de marzo de 2019

Contrarreloj bravera

CONTRARRELOJ BRAVERA


¡La nueva frikada de #bravasBCN ya está aquí!


FUNCIONAMIENTO
- Se trata de una serie de concursos de velocidad. Las primeras personas en llegar a los restaurantes seleccionados, ganan.
- Las convocatorias se realizarán mediante el INSTAGRAM: @bravasbarcelona.

- Cada dia de concurso, alrededor de las 20h, publicaré mi ubicación mediante post y/o stories. A partir de ese momento, empezará a contar el tiempo.

PREMIOS
- Se establecerán 4 premios:
1º premio: cena completa para 2 personas en el local + obsequios de los patrocinadores.
2º premio: bravas,  tapas y bebidas para 2 personas en el local +obsequios de los patrocinadores.
3º premio: bravas y bebidas para 2 personas en el local + obsequios de los patrocinadores.
4º premio: Obsequios de los patrocinadores.

BASES
- Habrá un juez (seleccionado por el restaurante y @bravasbarcelona) que permanecerá en el local desde el inicio de la convocatoria hasta la finalización del concurso (llegada de la cuarta persona premiada). Él será el encargado de confirmar los premiados.

- Las cenas, tapeos y braveos son para consumir EL MISMO DÍA DEL CONCURSO. (Los premios de los patrocinadores no son para consumir el mismo día, porque acabaríais fatal).

PATROCINADORES

EL BANDARRA (vermut)

THE ROUNDTABLE (vinos)

ESCOFET ROSELL (cava)

lunes, 4 de marzo de 2019

Bar Mandri

View this post on Instagram

·Bar Mandri· 🏙: C/ Mandri, 60. 📝💶: 2,60€ / 3,70€ 🍟🥔: Tras ese divino recubrimiento de pimentón, se ocultan unos bloques de tamaños irregulares, desde S a L 'size', cortados mal adrede. La variedad es Agria, pero parece otra, porque alcanza una melosidad extrema, que se consigue al pochar bien, antes de un chapuzón en aceite más calentito. 🌶🔥: El secreto de su éxito es una segunda fase de fritura muy original. En vez de llevarlas del pochado al ataque virulento, se trasvasan a un recipiente con aceite saturado de pimentón murciano picante, a una temperatura más baja de lo habitual, pero durante más tiempo. De esta forma, el aceite penetra unos milímetros en la pulpa e impregna pornográficamente la patata con el pimentón. No se busca una corteza especialmente crujiente, si no un mordisco suave y pringoso. El manjar se culmina con un manto de suave ajonesa blanquísima, aplicado con cuchara. El comensal recibe el platillo con un gozo que no distingue entre clases, porque es un espectáculo famoso desde los años 70 en toda la ciudad, y que provoca flujos migratorios desde todos los puntos cardinales. 🍻🍴: Desde 1966 abierto, es ya una tercera generación la que regenta este negocio, el más popular de la calle más popular del tapeo de la gente bien. Decenas de miles de estudiantes se alimentan desde hace lustros de su 'pollito' o sus alcachofas. Y es que, por más que esté situado en zona pija, sus precios son moderados, y la calidad de sus tapas está muy por encima de la media. Mantiene desde hace décadas una sana rivalidad con la otra catedral bravera de la zona noble que, pese a haber generado torrentes de tinta, no parece que sea sangre lo que haya llegado al río. #BarMandri #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

domingo, 3 de marzo de 2019

Oassis Natural Cooking

View this post on Instagram

·Oassis Natural Cooking· 🏙: C/ Passeig de Gràcia, 24. 📝💶: 4,95€ 🍟🥔: Cubos de patata de la variedad Agria que cumplen su cometido y, aunque no lleguen a emocionar, sus dos frituras (pochado previo y posterior ataque fuerte) las dejan crujientes por fuera y tiernas por dentro, que es, en definitiva, lo que se busca. 🌶🔥: Al igual que las patatas, resultonas sin más. Yo preferiría más 'punch', pero bueno, que la de color verdecito está original, con su toque a wasabi, y la rosa es más una mayonesa especiada que una salsa brava. Diría que están adaptadas 'para todos lo gustos'. Ya sabéis que yo me quedo con las que tienen algo más de personalidad, pero por la zona, pues bueno... son una opción a considerar. El toque final con cebollino y sésamo rebozado de wasabi me pareció muy acertado. 🍻🍴: Buena idea y concepto el de este inmenso local, que busca dar un toque más 'healthy' a la comida más 'mainstream'. Destaco las grandes ensaladas, con buenas combinaciones y aderezos, realmente saludables. #OassisNaturalCooking #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on

miércoles, 27 de febrero de 2019

Mala hierba

View this post on Instagram

·Mala hierba· 🏙: C/ Funoses-Llussà, 2. 📝💶: 1,80€ 🍟🥔: Adoquín, bloque, lingote, ladrillito, barra... escoje tu sustantivo preferido para definir la brava de la foto. Lo que sí que es sustantivo es el trabajo que lleva detrás. Os recomiendo muchísimo que observéis su elaboración paso a paso en mis historias e IGTV. Masa de 'mashed potatoes' mezclada con algo de pimentón, que se coloca en bandeja y se deja enfriar en cámara. Se cortan los bloques y se fríen uno a uno en sartén, con abundante aceite, para sellarlos y que no chupen tanta grasa. Se transfieren al horno, donde se secan y fijan el sellado, y finalmente, se fríen a alta temperatura (de nuevo en sartén y de uno en uno) para que queden muy crujientes. Excepcional. 🌶🔥: La curiosa salsa verde se emusiona a base de alcaparras, ajo, perejil, aceite y... ¡anchoas! Un delicioso homenaje a Italia, el origen del chef @fabio_gambirasi y gran parte de su equipo. La salsa roja es un sofrito maravilloso con tomate, pimiento, ajo, cebolla, ñora y (me confiesan al oído) que una gota de angostura. 🍻🍴: Un nivel gastronómico elevadísimo, con guiños a la casquería más deliciosa (ojito a los callos con galeras), sin olvidar la pasta artesana que preparan a diario. Fabio y Roser (su pareja) han revolucionado la antigua Casa Fausto, e insisten en la filosofía Slow Food y Km. 0 a todos los niveles, incluso cuidan los productos de limpieza para que sean menos agresivos con el medio ambiente. Gracias a @il_carre por ser tan majo y toda su ayuda en cocina que permitió grabar esos videos que veréis en mis historias e IGTV. #MalaHierba #bravasBCN

A post shared by Patatas Bravas Barcelona (@bravasbarcelona) on